--> Estampas y recuerdos de Alzira (139)<br>Recuerdos “frescos” - elseisdoble.com


Viernes, 22 de noviembre de 2019 Edición diaria nº 4.613 Año: 13 Noticias: 34.856 Fotografías: 93.809 Comentarios de usuarios: 108.686
EL SEIS DOBLE
sábado, 19 de noviembre de 2011
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 Estampas y recuerdos de Alzira (139)
Recuerdos “frescos”

Hasta tres fábricas productoras de hielo existieron en nuestra ciudad

 

http://www.elseisdoble.com/uploads/image/FOTOS%20FIJAS%20EN%20SECCIONES/Alfonso%20Rovira%20con%20c%C3%A1mara.jpg¿Recuerdan aquellas neveras en cuyo interior tenían instalado un serpentín de plomo que se alimentaba del agua almacenada en un pequeño depósito para refrescarla y poder mitigar la sed, principalmente en el verano? La parte inferior se destinaba a almacenar productos perecederos para su conservación. Encima del mencionado serpentín se depositaba un cuarto o media barra de hielo, según la dimensión del habitáculo. Discurrían los años 40 cuando llegaron al mercado estos receptáculos, principalmente fabricados de madera y revestidos interiormente de hojalata o cinc para conservar la temperatura.

Este hielo se producía en tres fábricas ubicadas en nuestra ciudad. Una de ellas, la de Fulgencio Torremocha Meliá, en la calle Faustino Blasco; la de Enrique Suñer, la de San Vicente y en la calle Alfareros la de José Caballero Sabater.

Fulgencio Torremocha Meliá trabajaba inicialmente en la fábrica de hielo de Adolfo Llinares, en la calle Santa Lucia, 10, donde nacieron sus hijos Fulgencio y José. Más tarde esta fábrica pasó a ser propiedad del señor Torremocha, trasladándose al Prado, a la calle Faustino Blasco, 37, en 1933, donde nació el tercer hijo, Vicente, que con Fulgencio y José llevaban la fábrica de producción de hielo y la distribución diaria a los establecimientos de hostelería, pescaderías y a particulares.

Torremocha, además, distribuía a los cercanos pueblos de Corbera, Llaurí, Favareta, Polinya, Benicull y Albalat de la Ribera con una pequeña camioneta cubriendo el producto con cascara de arroz, ‘pallús’, que se suministraba de los molinos de arroz de Montagud y de Gimeno teniendo que mantener los compresores de la fábrica las 24 horas del día. Cuando comenzó en nuestra ciudad la exportación de frutas a través de Transfesa, uno de los responsables de esta empresa, Antonio Alarcón, contrató los servicios de Torremocha para alimentar los vagones frigoríficos. Había días que tenían que suministrar 32 vagones que cargaban 340 barras de hielo cada vagón.

Por otra parte, en verano también se abastecía de hielo para la exportación de melocotones, albaricoques y uva de Benigánim.

Para la distribución por la ciudad, se auxiliaban en principio de una tartana con su correspondiente caballo de tiro y, más tarde, con la modernización mecánica del transporte se sirvieron de cuatro motocarros y dos triciclos, conducidos por Rafael Sanjuán -al que vemos en la foto que ilustramos este reportaje-, sirviendo a Amparo Aranda, esposa de Enrique Camarena, forner de la Vila, depositando un cuarto de barra de hielo en un pozal. También repartían el producto refrescante, además de los hermanos Torremocha, Bernardo Agulló y mi hermano Ismael.

Estas barras de hielo tenían una medida estándar: 70 centímetros de largo por 12 de grueso y 20 de ancho, pesando doce kilos y medio y, según recuerda Fulgencio Torremocha, hijo, su precio osciló entre los 15 céntimos y 200 pesetas la barra.

El transporte por carretera y los modernos contenedores frigoríficos se encargaron, como ha sucedido a lo largo del tiempo con el progreso, de mermar y dejar aparcado al hielo de las fábricas, por lo que los Torremocha dejaron de fabricarlo cerrando su empresa después de 57 años de servicio, el 31 de diciembre de 1990.

La fábrica de Enrique Suñer, de la calle San Vicente Ferrer, podría haber abierto allá por el año 1914 y cerrando la misma hacía 1967. Nos viene el recuerdo que siendo niños acudíamos a comprar unos polos de hielo que contenían un poco de colorante, que nos costaba 10 céntimos y si preferías otros que fabricaban con azúcar, te costaba cuatro perras gordas, dos chavos negros.

La tercera fábrica de nuestra lista se encontraba en la calle Alfareros y era su propietario José Caballero Sabater. Su principal industria era la de gaseosas, fundada en 1930. Más tarde, como complemento, en 1959, instaló una pequeña fábrica para producir hielo que sacaba 144 barras en las 24 horas que trabajaban las máquinas, sobre todo en el verano, puesto que en las otras estaciones del año se laboraba en días alternos.

El señor Caballero, para la distribución del producto a domicilio, disponía de cuatro motocarros y una tartana cuyo caballo se conocía de memoria el trayecto a recorrer diariamente deteniéndose en las paradas habituales. Este servicio lo cubrían José Aguilar, Amadeo Lambiez, Francisco Gómez y Pepito, hijo del señor Caballero.

A esta fábrica, acudían dada la proximidad las monjitas de la Caridad del Hospital Municipal Santa Lucia a buscar el hielo para ser usado para los enfermos del este centro asistencial con dolores abdominales, con hinchazones y otros menesteres.

En 1967 José Caballero, después de 37 años fabricando llimonaes y hielo, cerró la fábrica al formar parte de la sociedad de la empresa Industrias Refrescantes Valencianas.

Alfonso Rovira 10.03.1995

 

 

                          
 .-000018                                                                                                                                  .-000002

                          
 .-000064                                                                                                                                  .-000012

                          
 .-000123                                                                                                                                  .-000021




Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

jorge - 30/03/2015
Buen articulo y bien documentado soy hijo de Vicente Torremocha, me han venido muchos reuerdos,gracias

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.