--> La muerte del dragón Pierre Duval (IV)<br>Relato literario de Eva Borondo - elseisdoble.com


Jueves, 14 de noviembre de 2019 Edición diaria nº 4.605 Año: 13 Noticias: 34.805 Fotografías: 93.723 Comentarios de usuarios: 108.599
EL SEIS DOBLE
domingo, 15 de abril de 2012
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 La muerte del dragón Pierre Duval (IV)
Relato literario de Eva Borondo

“La infantería estaba siendo masacrada por una tropa de dragones y coraceros que, a caballo, arrasaban las filas de los soldados a su paso”



Waiting_-reducidaLos domingos literarios

----------------------------------
Eva Borondo
 

Bajo el permanente cielo sepia y entre nieblas de amarillo azufrado caminaba Pierre entre los carromatos infinitos, atento a la lluvia humana.

El tercer durmiente que atrapó fue Sebastián Martínez, ganadero de Jerez, que se había ofrecido voluntario para ser entrenado por el general Castaños con el fin de pertenecer a un escuadrón de caballería ligera dentro de los planes ofensivos contra la ocupación de las tropas de Dupont en Andalucía.

Sebastián fue enviado a Menjíbar junto a otros jinetes voluntarios de Jerez y Utrera que, cómo él, habían sido entrenados con habilidad en el ataque con garrochas, a falta de armamento, y se presentaron a la lucha sin otra protección que un fajín bien atado, en el cual escondían un cuchillo de monte. En esa batalla murieron muchos de ellos, pero aún quedaban suficientes para un nuevo ataque.

Así pues, horas antes de morir, el jerezano estaba apostado en los campos de Bailén formando parte de la segunda división bajo las órdenes del general Coupigny, que lideraba un escuadrón español.

Bajo la luz de la luna y las estrellas, animado por una brisa fresca, aguardaba órdenes en la línea con los demás jinetes. El canto de los grillos y las lechuzas fueron sustituidos por las explosiones de la artillería y los alaridos de los guerreros.

Los caballos relinchaban sintiendo el fragor del ataque a pocos metros y las luces del alba. Sebastián se sujetó el pañuelo con un nudo firme en la nuca mientras, a sus costados, los hombres se santiguaban y agarraban firmes sus lanzas.

La infantería estaba siendo masacrada por una tropa de dragones y coraceros que, a caballo, arrasaban las filas de los soldados a su paso.

A través de la humareda de pólvora, los garrochistas se adentraron al bullicio de sables, bayonetas y mosquetones, balas de cañón y estruendosas explosiones tratando de defender la línea de infantería.

Con gran agilidad y rapidez, Sebastián alcanzó a clavarles la punta de su lanza a varios soldados franceses, que lo miraban incrédulos e impresionados, sin saber identificar qué tipo de combatientes eran aquellos jinetes que embestían ferozmente a la temible caballería.

Un experimentado oficial de la brigada del general Privé acabó con la vida del jerezano cortándole con una daga el cuello una vez que hubo caído al suelo por las heridas que sufría su caballo. Fundido en negro. (Continuará) #p#ierreduval

 

Leer los anteriores capítulos de este relato   

 
 
 
 

 

                          
 .-000112                                                                                                                                  .-000079
                          
.-000021                                            .                                                                                                .-000065
                           
.-000140                                                                                                                          .-000072

 

 

Etiquetas de esta noticia

ArticulistasEva Borondo
SeccionesAmigos de LarraRincón literario

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

Juan Vcte. - 15/04/2012
Buenos dias. No pierdo detalles. Saludos Juan Vcte.
Eva Borondo - 15/04/2012
Gracías, Juan Vcte, así me gusta ;)

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.