--> Estampas y recuerdos de Alzira (87)<br>La plaza Mayor, punto de encuentro. Su origen y reformas - elseisdoble.com


Sábado, 11 de julio de 2020 Edición diaria nº 4.845 Año: 14 Noticias: 36.567 Fotografías: 96.288 Comentarios de usuarios: 111.947
EL SEIS DOBLE
sábado, 20 de febrero de 2010
Clic en la foto para ampliar

Plaza Mayor. Febrero de 1959. Obras de reforma
Ver imágenes de esta noticia
1

 Estampas y recuerdos de Alzira (87)
La plaza Mayor, punto de encuentro. Su origen y reformas

“En medio del andén-paseo se levantaban las antiguas farolas; en la central se colgaba una pizarra que, escrito con tiza, anunciaba los en¬cuentros futbolísticos que la UD Alzira, Aguilucho y Mercurio disputaban en el campo del Frente de Juventudes”

http://www.elseisdoble.com/uploads/image/FOTOS%20FIJAS%20EN%20SECCIONES/Alfonso%20Rovira%20con%20c%C3%A1mara.jpgLa carretera comarcal 3322 de Lliria a Tavernes de la Valldigna cortaba por la mitad la plaza Mayor de Alzira. Una parte era lo que es conocido como parque inglés, ajardinado y con la fuente en el centro, por tener este recinto una forma similar a la bandera de la Gran Bretaña. En la parte opuesta, a la orilla de la acera, aparcaban las tartanas mientras esperaban a los viajeros para conducirlos a la esta­ción del ferrocarril. Más tarde, el autobús urbano, que entró en servicio años después, que junto a los taxis, acabaron con la generación de tracción a sangre.

A unos metros del bordillo de la plaza estaban situados tres quioscos expendedores de bebidas. El que suscribe sólo conoció los de los dos extremos, el de más a la izquierda frente al antiguo edificio donde se ubica la delegación de Levante EMV. Tras él colgaban la cartelera del cine Giner y era conocido por el quiosco del torero, por haber ejercido de matador su propietario, el Sr. Sanz.

Distribuidos por la plaza crecían árboles y, alrededor de su tronco, los niños jugábamos a las canicas en la modalidad del “guá”, al poder hurgar en la tierra y formar hoyos. En medio del andén-paseo se levantaban las antiguas farolas; en la central se colgaba una pizarra que, escrito con tiza, anunciaba los en­cuentros futbolísticos que la UD Alzira, Aguilucho y Mercurio disputaban en el campo del Frente de Juventudes. Había costumbre por aquel entonces de pasear las parejas mayores, llenándose princi­palmente los jueves, domingos al mediodía y por la noche. En el otro extremo de la plaza, la del jardín, que cuidaba con todo esmero el jardinero municipal Francisco Valle, el señor Paco “el glorietero”, en su parte izquierda frente al edificio del Banco de Valencia, paseaba la juventud; en el medio, los “noviets” y a la derecha, principalmente,  las jóvenes empleadas del hogar.

 

Punto de reunión

La plaza era, como en cualquier pueblo, un punto principal de reunión y de la realización de los actos cívicos más importantes. A lo largo de la historia de Alzira la plaza ha tenido varios nombres: de San Agustín, de Emilio Castelar (en la República, hasta el término de la Guerra Civil), más tarde del Caudillo y en la actualidad, plaza Mayor.

Varias remodelaciones urbanísticas ha sufrido nuestra primer y más importante plaza; en los años 20, el jardín estaba cerrado por una verja, por lo que se denominaba "parterre".

Los taxis tenían su punto en la calzada frente a las escaleras de la calle de las Escuelas Pías. En uno de los laterales, frente a donde tenían la parada los autobuses de línea de Cullera, se situaba un tablado, donde los domingos al mediodía ofrecía el concierto la banda de música, dirigida por el maes­tro Carlos Cosmen. Delante del mismo estrado musical, el retén de la policía municipal y entre los dos quioscos, tres “paraetes” de cacahueros que ofrecían las más diversas y variadas mercancías en unos pe­queños carritos, tocados con unos toldos de lona que los cubrían como techo.

En algún tiempo, no muy lejano, en medio de la plaza funcionaba una tómbola de madera de mobila, cuyos beneficios se destinaban a la caridad. En la plaza se encontraban los establecimientos más importantes de la ciudad; cuatro bancos, el cine Cervantes, y la emisora Radio Alzira, que desde 1934 a 1971 estuvo funcionando en dos domicilios distintos, hasta el traslado a la plaza del Reyno.

Durante los años de mandato del alcalde Bernardo Andrés Bono, la plaza sufrió el cambio de aspecto más importante. Se llevó a cabo el proyecto de urbanización del "Paseo-plaza del Caudillo de la ciudad de Alzira". Diseño que realizó el arquitecto municipal Juan Ríos Cogollos, auxiliado por el aparejador José Luis Enguix Mengual, en 1958. La total urbanización de la zona de la plaza, por su volumen económico y posibilidades del Ayuntamiento dentro del presupuesto ordinario, fue posible resolverla sin necesidad de presupuestos extraordinarios, mediante la realización de urbanización par­cial, correspondiente a tres fases.

Se construyeron cinco pérgolas con sus respectivas jardineras, con plantas trepadoras y zonas verdes para aliviar con su sombra los calores en época de la canícula. En atención a la importancia de la obra por tratarse del centro cívico de la ciudad, se proyectó un pavimento de mosaico, en forma de recuadro a 45 grados, según el eje de simetría en su sentido longitudinal, en lo que se refiere al paseo plaza con sus accesos.

 

Inauguración de la reforma

El proyecto de obra lo llevó a cabo el constructor alcireño Miguel Vila Montagud, bajo subasta por el importe total de 856.177,50 pesetas, realización que terminó a mediados de 1959, siendo inaugu­rado el nuevo paseo el 20 de julio del mismo año, con motivo de las fiestas patronales. La actual plaza sufrió una nueva reforma en la década de los 80: la sustitución del pavimentado del mosaico por el mármol, nuevos bancos y un moderno quiosco que rememora los antiguos allí instalados ya desapare­cidos, así como la unión de ambas plazas, cortando el tránsito rodado.

En febrero de 1959 fue tomada la foto que publicamos. Vemos la obra en pleno apogeo; los agujeros para el asiento de las columnas, las farolas antiguas en medio del paseo, aliado de la carretera 3322, tres “paraetes” de cacahueros y más a la izquierda, una tartana y el autobús urbano que conducía el señor Vayá.

¿Recuerdan mis contemporáneos estas imágenes? Pues han transcurrido muchos años y parece que fue ayer.

Alfonso Rovira, 28.11.1993


 


El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

Mascarell - 20/02/2010
Alfonso, yo recuerdo todo lo que dices, pero hay algo que tengo gravado en mente, es que de la primera farola, la que casi enfrentaba a la escalera de les Escoles Pies, en invierno se solia colocar en las noche un pintor de acuarelas o de gises y rapidamente se pintaba no una o dos mientras encandila a los viandantes con su técnica, apra despues rifarlas entre las gentes que les compraba números. Lo recuerdo como una de las opciones agiles que la crisis del hombre de la postguerra creó ne muchos españoles, pero la verdad me recordastes muchas cosas con esta estampa. El kiosko que estaba en la parte que da al carrer del pont de san Bernat lo recuerdo siempre ocupado por los choferes de los transportes Rovira- En el panterre se3 cerró una de las salidas y se colocó un busto de Jos´pe Antonio y estaba tan mal, pero tan mal iluminado que los noviets( ya formalitos) nos escondíamos allí, para como dice la canción de Serrat <
Mc Quique - 21/02/2010
Muy interesante Sr. Rovira su artículo, desconocía que la plaza Mayor esos nombres, anteriormente al de Caudillo.
MASCARELL - 21/02/2010
sR DIRECTOR, ESCUCHE POR FAVOR: NO SEA TAN PURITANO, PUES UNA CANCIÓN, QUIZA LA MEJOR DE SERRAT, AFIRMA << QUE ARRIBA EN MI CALLE SE MAGREABA A UNA MUCHACHA>>
Pancracio Celdrán - 11/05/2016
Recuerdo con emoción las tardes domingueras acompañando a mi hermana, ya mocita, paseando por la plaza del Caudillo en ese antiguo rito de mostrarse en público las chicas y los chicos. Gran cantidad de matrimonios se gestaron en Alcira de esta manera deambulatoria. La ciudad era entonces más ingenua y también más noble, más educada, más valenciana. Digo como el Salmista David: 'El tiempo volador deshizo nuestro deseo y como nube pasó la juventud'.

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.