--> Nido de cuervos<br>Relato literario de Eva Borondo - elseisdoble.com


Lunes, 18 de noviembre de 2019 Edición diaria nº 4.609 Año: 13 Noticias: 34.825 Fotografías: 93.764 Comentarios de usuarios: 108.648
EL SEIS DOBLE
domingo, 2 de mayo de 2010
Clic en la foto para ampliar

Caracolas, del onubense Antonio Cazorla
Ver imágenes de esta noticia
1

 Nido de cuervos
Relato literario de Eva Borondo

“María Eugenia encerró sus lágrimas en la garganta y quedó silenciosa en la silla, otra vez en el centro de la sala de espera, con la mirada de lástima que le lanzaban con indiscreción los enfermos”


Waiting_-reducidaLos domingos literarios


Eva Borondo

 

A María Eugenia la habían aparcado justo en medio de la sala de espera mientras su familia y los demás enfermos la miraban como si se tratara de un objeto artístico de inmenso interés, en lugar de a una vieja en silla de ruedas.

Los nietos de María Eugenia, María Eugenia hija y su esposo Paco vestían con chanclas y bañador porque se disponían a pasar un mes en Playa d’Aro, pero antes debían hacer que la abuela tuviera una revisión médica.

Allí, observada por propios y ajenos, María Eugenia se dio cuenta de que a Nachito se le caían los mocos y sacó con mano temblorosa un pañuelito de dentro del bolsillo de la camisa.

-Ven “pacá” Nachito que te suene los mocos.

María Eugenia hija la interceptó rápidamente, le sustrajo el pañuelo y ella misma le sonó. Después se lo devolvió sucio.

-¿Y ahora qué hago con esto?

Todos rieron excepto el yerno de María Eugenia, que miraba impaciente por la ventana, vigilando el coche mal aparcado y repleto de bártulos.

Una enfermera gorda y repintada cantó su nombre y Paco condujo diligente la silla hasta la consulta. Luego regresó a la sala de espera con su mujer y sus hijos.

María Eugenia estaba feliz por ver a don Manuel que era siempre atento y le preguntaba por sus nietos, aunque no los conocía, y le ofrecía dos minutos para poderse quejar un poquito de su salud y de sus huesos. Hoy además le contó sus planes de verano.

Terminada la consulta la enfermera gritó “Familiares de María Eugenia” sin hallar respuesta, así hasta cinco veces percibiendo la molestia de los pacientes con cita, que consideraban que el llamamiento ya era suficiente.
María Eugenia oyó a la enfermera quejarse con un “otra vez” muy bajito, pero perceptible, “otra vieja abandonada. Cría cuervos…”, y más alto y con una caricia en el hombro: “No se preocupe, señora. Espere aquí un momento que ahora llamamos a los Servicios Sociales”.

María Eugenia encerró sus lágrimas en la garganta y quedó silenciosa en la silla, otra vez en el centro de la sala de espera, con la mirada de lástima que le lanzaban con indiscreción los enfermos.

Por el pasillo apareció corriendo María Eugenia hija:

- Mamá, ¡Qué pronto has salido! Es que hemos tenido que bajar, que al Paco le han puesto una multa. ¡Qué desastre, mamá! ¿Y tú qué? ¿Qué te ha dicho don Manuel? Mamá, mamá, habla.

- Nada, hija, sácame de aquí, corre.


 


.-0000016


 

 

 

Etiquetas de esta noticia

ArticulistasEva Borondo
SeccionesAmigos de LarraRincón literario

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

Benito - 03/05/2010
Me he emocionado al leer el relato. Me ha recordado a mis abuelos. Hay personas y cosas del pasado que siempre están presentes.
Eva Borondo - 04/05/2010
Cierto, Benito. Gracias.
Javi - 04/05/2010
Que triste debe ser verse viejo y SOLO. Eva, muy buen relato.
Mirinda - 04/05/2010
De una circunstancia cotidiana y de lo más normal has hecho que pensemos los que leemos en muchas cosas
Eva Borondo - 15/05/2010
Gracias, lectores.

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.