--> El baño<br>Relato literario de Eva Borondo - elseisdoble.com


Jueves, 14 de noviembre de 2019 Edición diaria nº 4.605 Año: 13 Noticias: 34.807 Fotografías: 93.727 Comentarios de usuarios: 108.599
EL SEIS DOBLE
domingo, 19 de septiembre de 2010
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 El baño
Relato literario de Eva Borondo

“El agua templada hacía burbujas bajo el grifo y, al hundir la cabeza hacia el fondo, el ruido se hacía más atronador”

  

 
http://www.elseisdoble.com/uploads/image/FOTOS%20FIJAS%20EN%20SECCIONES/Eva%20Borondo%20%28reducida%29.jpgLos domingos literarios
--------------------------------------------------------------------
Eva Borondo
 

En una postura muy cómoda Celia descansaba sumergida en la bañera. Las plantas de sus pies tocaban la pared detrás del grifo al mismo tiempo que sobresalían, en una altura similar, las pequeñas islas formadas por cabeza y senos.

Sus cabellos negros flotaban en el agua cegando la visión periscópica como objetos algosos que se deslizaban por la superficie acuática que cubría la nariz de Celia.

La bañera estaba casi llena, pero prefería dejar caer al límite del rebosamiento la cascada amorfa que salía de la cañería y que no dejaba escuchar nada más, nada del exterior de la habitación del baño.

El agua templada hacía burbujas bajo el grifo y, al hundir la cabeza hacia el fondo, el ruido se hacía más atronador. Le divertía la idea de imaginar el líquido vertiéndose por los límites de la bañera. Consideró la opción y, enseguida, utilizó hábilmente los dedos de un pie para cerrar la llave y tirar de la cadena plateada que mantenía el tapón firme por la presión del agua. Sólo un poco. Lo suficiente para bajar el nivel a la altura de su nariz.

Sentía la cara y los pechos fríos y acercó su espalda al subsuelo para equilibrar la temperatura. Hundida de esta forma su cabeza, sus oídos parecían percibir cada sonido de la casa. Los vecinos estaban riendo y en su casa sus hermanos discutían por alguna insignificancia.

Agotada la respiración, volvió a salir a la superficie y ya dejó de escuchar las voces.

De nuevo sintió frío y otra vez se hundió. Y otra vez más.

Aburrida ya, salió del interior y empezó a secarse con la toalla mientras el desagüe sorbía con pasión la espuma jabonosa. En la espiral de la muerte, esa que va directa al alcantarillado municipal, perdió Celia un pendiente que siempre creyó que se le habría caído en el parque esa misma tarde.


 


.-000030

 


.-000013    .-000021    .-000032


 



 

 

Etiquetas de esta noticia

ArticulistasEva Borondo
SeccionesAmigos de LarraRincón literario

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.