--> Tumbada<br>Relato literario de Eva Borondo - elseisdoble.com


Lunes, 18 de noviembre de 2019 Edición diaria nº 4.609 Año: 13 Noticias: 34.825 Fotografías: 93.764 Comentarios de usuarios: 108.648
EL SEIS DOBLE
domingo, 24 de octubre de 2010
Clic en la foto para ampliar

Looking back, de Steve Hanks
Ver imágenes de esta noticia
1

 Tumbada
Relato literario de Eva Borondo

“Caminábamos en silencio y la hora de la tarde escogida nos cegaba levemente”

 
http://www.elseisdoble.com/uploads/image/FOTOS%20FIJAS%20EN%20SECCIONES/Eva%20Borondo%20%28reducida%29.jpgLos domingos literarios
--------------------------------------------------------------------
Eva Borondo
 

Tumbada en la parte de atrás del auto, con la ventana abierta y entrando el aire templado de la tarde, las aspas de molinos en mi interior cogían velocidad en el momento en que me acercaba a mi casa familiar. Giraban y giraban, y creo que incluso empecé a marearme.

Hacía años que ya no había un camino para alcanzar la cima donde estaba mi antiguo hogar y sorteando piedras y tierra subían con los ojos llenos de polvo por el sendero marcado a pie por el pastor del pueblo.

Nos paramos. El resto del camino se haría a pie, pero mientras mis hermanos me esperaban fuera yo me preguntaba si había sido una buena idea venir.

Caminábamos en silencio y la hora de la tarde escogida nos cegaba levemente.

Paso tras paso en subida irregular pisando piedras, protegidos escasamente por la sombra de naranjos y limoneros mustios, con sus frutos abiertos en el suelo y las moscas menudas agonizando del verano y preparándose para la época de vendimia.

El perro de mi padre que se para en la puerta a ladrar. Siempre ladra ronco y viejo. Molesta y nunca da la bienvenida. Es igual que él.

Y en la entrada la mujer de negro, la madre que no habla. En una postura rígida, apoyada en el marco de la puerta de entrada, como si fuera un relieve romano en mármol. Una dama fúnebre que vela un santuario.
Y al fin llego y no piso el umbral, pero me conducen atrás en la fatiga de un descenso ahora fresco, porque ya el sol se apartó del camino y se quedó flotando entre olivos viejos, multitud que adora el campanario de la villa.

La tierra se abre para engullirme en el cementerio. La familia observa y calla. Los vecinos acompañan y murmuran. Algún perro, quieto, olfatea.

Y me hundo bajo el peso de todos.

 

Etiquetas de esta noticia

ArticulistasEva Borondo
SeccionesAmigos de LarraRincón literario

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

Benito - 24/10/2010
Magnífico. Se siente la angustia al leerlo. Es fácil imaginar el propio entierro de uno mismo leyendo este relato. Felicidades Eva.
Víctor - 24/10/2010
Maravilloso Eva. Te leo por aquí los domingos, no nos dejes.
Eva Borondo - 25/10/2010
Gracias Benito y Víctor.

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.