--> Percibir con los sentidos<br>Artículo de opinión de Marino Baler - elseisdoble.com

Miércoles, 11 de diciembre de 2019 Edición diaria nº 4.632 Año: 13 Noticias: 34.989 Fotografías: 94.010 Comentarios de usuarios: 108.842
EL SEIS DOBLE
sábado, 27 de noviembre de 2010
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1 2 3 4

 Percibir con los sentidos
Artículo de opinión de Marino Baler

El hombre es quien moldea su historia y deja su legado a través de los edificios

 
http://www.elseisdoble.com/uploads/image/FOTOS%20FIJAS%20EN%20SECCIONES/Pensamientos%20y%20m%C3%A1s%20cosasa%20-%20Marino%20Baler%20%28red%29.jpgPensamientos y más cosas
---------------------------------------------------------------------------
Marino Baler
 

Parece que queda lejos aquella época en la que más allá de percibir el mundo a través de la mirada, se exigían los estímulos y motivaciones del resto de los sentidos para poder comprenderlo, amarlo y entenderlo. Acaso sea por el excesivo protagonismo de la vista, esta sociedad ha sucumbido a la facilidad de la imagen, dejando atrás la cultura y el significado profundo inherentes en la cotidiana y espontánea evidencia que nos rodea, pasando estos a un plano secundario.

Sumidos en un apático estado de aversión hacia la realidad en la que nos desenvolvemos, podemos llegar a contemplar un hermoso jardín, sin percibir su aroma ni el deleite de su sonido. Nos hemos acostumbrado a sentir el mundo exclusivamente a través de los ojos, y la ausencia del tacto, del gusto, del olfato y del oído en la interpretación de la realidad nos aleja cada vez más del mundo que nos envuelve.

En este contexto, la arquitectura actual tampoco ha quedado impasible, renunciado a la significación para dar paso a una imaginería fácil, cómoda y efectista, con edificios cuya máxima aspiración es la de convertirse en frívolos escenarios urbanos, ávidos de un protagonismo exagerado para saciar el ego de sus creadores. Al igual que en la moda, el estilismo de marca se ha impuesto sobre la excelencia anónima, dejando atrás la reflexión serena para dar paso a la conclusión estridente.

Afirmaba Octavio Paz que la arquitectura es el testigo menos sobornable de la historia, el único legado objetivo que tenemos para poder comprender quiénes hemos sido y dónde hemos habitado. La vista nos muestra con sinceridad la apariencia tectónica, la silueta y la forma de las cosas. Nos permite reconocer e identificar el volumen característico y aparente de la arquitectura, pero su inmediatez y excesivo uso nos puede ocultar significados más profundos. Educar la vista supone iniciarse en el apasionante mundo de los observadores críticos, donde ver es tocar con la mirada, superar la apariencia inicial y sentir la luz, el espacio y el tiempo.

Observamos cuando conseguimos percatarnos de lo que existe entre la luz y la sombra, ese vacío que se encuentra allí. De este modo, comprendemos la naturaleza mística de Notre Dame de París, cuyas vidrieras nos muestran algo más que el paso de la luz, una manera de ver el mundo desde otro punto de vista. Podemos sentir emoción delante de la iglesia románica de San Juan de Rabanera (Soria), con ábsides que demuestran grandeza, muros resistentes, venciendo el paso del tiempo. Nos conmovemos cuando observamos un jardín japonés, con todos sus elementos formando un orden caótico que nos muestra que no todo tiene que estar estructurado y no toda arquitectura se compone de acero y hormigón.

En todos estos casos vemos la arquitectura a través de las sombras y sentimos las sensaciones del tacto de la luz acariciando los límites del espacio. Observamos cuando sentimos el fluir transparente del espacio, y quedamos fascinados por su proyección libre y evanescente del interior al exterior.

El hombre es quien moldea su historia y deja su legado a través de los edificios. Tan histórico puede ser una arcada con 60 años como un acueducto romano, ¿quién puede decir lo contrario? No existe un criterio en la imaginería que defina que tiene que ser y que no. Eso, ni siquiera se enseña en las universidades. Los academicismos no existen para definir costumbres de uso. Por ello, debemos olvidarnos de ciertos criterios a la hora de analizar un edificio. Hay que tocar su fábrica, observar, conocer a la gente que lo ha usado. Solamente así se puede hacer que la gente entienda a la arquitectura y al contrario. Es un trabajo simbiótico del que no puede prescindirse una de sus partes.

Realmente podemos afirmar que vemos cuando logramos sentir el espacio y escuchar su discurso, y cuando eso ocurre, nos duelen las cosas que pasan a nuestro alrededor, sin entender por qué.

Somos capaces de comprender el concepto de observar cuando tomamos conciencia del tiempo y apreciamos el óxido que aparece en los metales, el musgo que surge en una solera exterior de hormigón, las huellas de la lluvia sobre los muros pintados, o la aspereza de la madera quemada por el sol. Podemos caminar entre ruinas, como son las del castillo de Peracense (Teruel), donde la naturaleza pugna de una forma epopéyica por recuperar el terreno que antaño le fue arrebatado, y podemos percibir el paso de un época de grandes señores. El discurso apagado de gentes que hicieron posible aquello.

Por todo ello, vemos cuando somos capaces de percibir el transcurrir del tiempo; vemos cuando sentimos retenida para siempre la esperanza utópica del hombre; vemos cuando de repente cerramos los ojos para descubrir ese algo más, aquello que más necesita nuestra sociedad y que la arquitectura de nuestros días también busca sin hallar: Coherencia.

 


 

                          
 .-000036                                                                                                                                  .-000021

                          
 .-000014                                                                                                                                  .-000016


.-000056





Etiquetas de esta noticia

ArticulistasMarino Baler
Opinión
SeccionesAmigos de Larra

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

Cabreada - 27/11/2010
Excelente entrada, maravilloso texto. Estamos faltos de sentidos, o se nos va olvidando como usarlos.
¿Cómo se plasma lo que te hace sentir un beso, un abrazo, una caricia, una sonrisa, unas palabras, unas letras...? Si mucha gente tiene a sus sentidos en un eterno letargo.
Me han gustado muchas frases de esta entrada, quisiera resaltar algunas pues son frases para pensarlas.
"Ver es tocar con la mirada"
"Observamos cuando conseguimos percatarnos de lo que existe entre la luz y la sombra"
"Observamos cuando sentimos el fluir transparente del espacio"
"vemos cuando logramos sentir el espacio y escuchar su discurso"
Aunque poco se podrán pensar si nos limitamos a ver sin observar, sin mirar, sin sentir, a ver sin escuchar, a ver sin tocar.
Enhorabuena por la entrada Marino. Un saludo.
mascarell - 27/11/2010
El articulo me ha traido recuerdos, como el percibir el aroma al pelar una naranja, o a que sabe un kaki con us piel un poco amargosa, o al entrar en una casa y saber que se estaran ahciendo passtiset de moniato. Me gusto el articulo
Paquita - 28/11/2010
Bonito articulo Benito
Pelocho - 28/11/2010
Observar para poder sentir, descubrir y despertar todos nuestros sentidos ante lo que nos llama la atención. Me ha gustado mucho la entrada Marino Baler.
Mascarell - 28/11/2010
para Paquita una pregunta ¡Marino Baler es Benito?
xacbert - 28/11/2010
Tras este artículo encuentro dos valores escasos en nuestra sociedad: sensibiliad y humanidad. Sensibilidad hacia la obra humana, sensibilidad por conservar nuestra historia manifestada en forma de arquitectura. Humanidad.como búsqueda.
Solo una observación, del legado humano sin duda la arquitectura es uno de los elementos imprescindibles pero también la literatura, la pintura, la música...
Felicidades por un magnifico articulo.
Paquita - 28/11/2010
Si mascarell es la misma persona. Eso ya se debatió hace tiempo en este mismo diario
viejo - 29/11/2010
Si, tal vez tengas razón, pero también es necesario educar a los sentidos.
Es necesario haber estimulado nuestros sentidos con lecturas de Adorno, Kant, Eco, etc. para saber distinguir lo sublime (la expresión de lo inexpresable) , de lo banal.
Es necesario haber educado nuestras manos para saber acariciar las piedras, para poder entender lo que nos cuentan y lo que nos quieren transmitir.
Hay que estar iniciado para saber interpretar los símbolos, los espacios, las simetrias, las proporciones............
saludos.
Desi - 29/11/2010
Habría que mirar menos el escaparate de la tienda, para pasar a deleitarse en los detalles de la fachada de la misma tienda. Para comparar esa fachada con la de al lado, para fijarse en los detalles florales, en los detalles de la balaustrada...y olvidarse un poco de mirar los modelitos del escaparate. Dejar la curiosidad consumista a un lado y sentir curiosidad por esa forja oxidada, por esa piedra roída por las inclemencias del tiempo y el paso de los años, por las huellas del Sol en esa madera. Perder los ojos y observar. Muy buen artículo Marino, a cuidarse.

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.