--> Atado al silencio<br>Relato literario de David Jorques - elseisdoble.com


Viernes, 22 de noviembre de 2019 Edición diaria nº 4.613 Año: 13 Noticias: 34.861 Fotografías: 93.814 Comentarios de usuarios: 108.689
EL SEIS DOBLE
domingo, 26 de diciembre de 2010
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 Atado al silencio
Relato literario de David Jorques

“…ojos que durante mucho tiempo habían estado ciegos de amor, de locura, de ignorancia y que ahora volvían a la absurda, necia y oscura noche”

Algo confuso despertó tras varios golpes. Rodeado, el joven preguntó: “¿Qué ha pasado con la vida, el amor y los sueños?” No conseguía distinguir los rostros de los allí presentes.

El extraño ser lo miró serio y le clavó una mirada displicente. El chico, asustado y nervioso volvió a preguntar: “¿Dónde están? ¿Dónde está ella?

Callado y sin un rasgo de benevolencia sonrió y, al ver que la  actitud del chico no variaba avisó a sus compañeros, le agarraron bien fuerte, sacaron, agitaron sus exuberantes alas y echaron a volar, volar hacia la luna; la triste y fría luna alejada del sol, la vida y el Mundo. Ella, tranquila, ajena a todo ello, mientras descubrió a Miguel H y el significado de su astro.

Empezaron a elevarse, la fuerza del joven y antiguo héroe parecía revivir, pero no pronto se percató de que sus recuerdos, los rayos de sol, la fuerza del primer ferrocarril, la playa; su aroma... ya no estaban allí. Se habían reducido a la nada, ya no recibiría esas fuerzas.

Pronto, encontraron  un aliado y se unieron a él.

Sí, él, el frio viento del invierno le dejó solo, se llevó su alegría. Convirtió en cristal a aquel chico, le petrificó la mirada y se le heló el aliento. Al fin, acallaron su sonrisa y su voz para que nunca más pudiera acercarse a ella. Le anestesiaron el corazón que ya ni latía e, incluso, parecía llorar sangre contaminada por la ciudad y le volvieron a cerrar los ojos, ojos que durante mucho tiempo habían estado ciegos de amor, de locura, de ignorancia y que ahora volvían a la absurda, necia y oscura noche.

Los ángeles lo alejaban de la tierra y ya planeaban como anclarle al silencio de la Luna, poco a poco su Mundo se desvanecía y él no pudo hacer otra cosa que contemplar su autodestrucción.

Áxel y su grupo habían  ganado la partida, habían llegado en el mejor momento, lo aprovecharon.

No hubo salida.

Era la recompensa a sus males, una recompensa que tarde o temprano podía llegar...

Llegó y arrasó con todo. Una parte de ella también murió aquella noche.

David Jorques Rosell

 

 

.-000016

-000056

.-000065




Etiquetas de esta noticia

ArticulistasDavid Jorques Rosell
SeccionesAmigos de LarraRincón literario

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.