--> El hombre invisible<br>Relato literario de Eva Borondo - elseisdoble.com


Martes, 19 de noviembre de 2019 Edición diaria nº 4.610 Año: 13 Noticias: 34.833 Fotografías: 93.777 Comentarios de usuarios: 108.660
EL SEIS DOBLE
domingo, 13 de febrero de 2011
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 El hombre invisible
Relato literario de Eva Borondo

No podían verlo porque veían a otra persona

 
http://www.elseisdoble.com/uploads/image/FOTOS%20FIJAS%20EN%20SECCIONES/Eva%20Borondo%20%28reducida%29.jpgLos domingos literarios
--------------------------------------------------------------------
Eva Borondo
 

No lo supo hasta mucho después de lo esperable, pero estaba claro que era así. No había duda, porque ya lo había comprobado con mucha gente a lo largo del tiempo. Había descubierto que era invisible. Era verdad: la gente no lo podía ver. Lo miraban a los ojos y descubrían otra mirada; a la boca y descubrían cualquier cosa excepto lo que era. Su ropa, incluso, algo que se pudiera considerar objetivo, daba señales de ser alguien que no era.

Así pues, era invisible, pero no como en las películas o en los cómics, en los que el ser aparece etéreo pero con una forma parecida a la suya. No, no podían verlo porque veían a otras personas. Por ejemplo, su padre veía a un fracasado en la vida, a alguien sin futuro y con un pasado, cuanto menos, aburrido; su madre lo veía como un triste ser indefenso, sin suerte para las mujeres, pero muy bueno; su jefe, como un listillo, un mediocre, un “poca cosa” que se creía alguien; su mejor amigo lo consideraba un juerguista, un borracho y un capullo.

Así era, y no solo con la gente que conocía, pues cuando iba al supermercado, la cajera lo veía como un tipo guapo a quien gastar bromas; el sujeto que le pintó las paredes lo veía estúpido, ignorante y con muchas dotes para ser estafado; una mujer en una parada de autobús lo tomó por ladrón y se sujetó bien el bolso; un chico joven lo miró desafiante, como si mirara a un fascista.

A veces se sentía ofendido, otra veces le hacía gracia, pero nunca utilizó sus dotes de invisibilidad para obtener ningún beneficio, ni siquiera con la cajera del supermercado, a quien podía haber engañado para tener con ella un “affaire”, un asuntillo amoroso.


 

               

.-000003                                                                         .-000004 

                

 .-000025                                                                              .-000023


 


Etiquetas de esta noticia

ArticulistasEva Borondo
SeccionesAmigos de LarraRincón literario

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

Benito - 13/02/2011
Excelente relato Eva. Era invisible pero por una u otra razón no pasaba desapercibido y ante todo era una persona honrada (igual que Trajecitos).
Desi - 13/02/2011
Precioso Eva, como siempre, cuídate.
Óscar - 13/02/2011
¿Quién no ha deseado ser invisible alguna vez?
Nico - 13/02/2011
Un hombre invisible bueno. Eva, eso era antes. Hoy hubiera trincado dinero de la caja y le hubiera metido mano a la cajera. Un poco de humor para alegrar malos tiempos no viene mal. Buen cuento.
Eva Borondo - 17/02/2011
Benito, es curiosa la forma en que los demás pueden verte, que en realidad es como si no te vieran realmente. Podía ser honrado, pero nadie lo veía así desafortunadamente. Nadie llegó a conocerlo.

Desi, gracias, excelente lectora.

Óscar, pues todos, imagino. En cierta manera lo somos, cuando los demás no pueden ver como somos en realidad.

Nico, el punto del relato no es que no pudieran verlo. La cosa está en que veían a alguien que no era, porque en realidad no le conocían. Es algo que nos pasa a todos. Los demás nos miran y ven a alguien que creen que es, pero es difícil valorar justamente a quien tenemos delante.
Desde luego, hoy día (como en cualquier época, no nos engañemos) la invisibilidad hubiera servido para "sacar tajada" de estas situaciones.

A todos un abrazo y mi agradecimiento.
yang - 18/02/2011
muy bien Eva, lo del hombre invisible, hay q aprender a conocer a las personas antes de sacar una conclución sobre ellas ¿no lo crees Eva?

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.