--> El asesino y la policía<br>Relato literario de Eva Borondo - elseisdoble.com


Viernes, 22 de noviembre de 2019 Edición diaria nº 4.613 Año: 13 Noticias: 34.856 Fotografías: 93.809 Comentarios de usuarios: 108.687
EL SEIS DOBLE
domingo, 13 de marzo de 2011
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 El asesino y la policía
Relato literario de Eva Borondo

Intentaba seducir a la policía con un gesto que le parecían más estrategias de mujer

 
http://www.elseisdoble.com/uploads/image/FOTOS%20FIJAS%20EN%20SECCIONES/Eva%20Borondo%20%28reducida%29.jpgLos domingos literarios
--------------------------------------------------------------------
Eva Borondo
 

Era francés, rubio y muy guapo, a pesar de que tenía una nariz bastante grande. Para ella ese era un rasgo de masculinidad.

Cuando entró en la sala para interrogarlo, la joven policía pensó que se pondría de pie o que, al menos, nervioso, se sentaría erguido en el asiento, pero eso no pasó. Mientras ella revisaba los papeles y se sentaba junto a él, el hombre la miraba sonriente, tranquilo desde su silla.

Ella carraspeó para conseguir el tono severo en el inicio del turno de preguntas y, tras mirar la ficha, que tenía las huellas recientes de tinta, comenzó por su nombre.

Jacques contestaba sin pronunciar palabra, con sonidos que emitía con la boca cerrada, con una pierna formando un triángulo sobre la otra y echado en el respaldar del asiento.

Le cogió el bolígrafo y se lo metió en la boca. ¡Qué ridículo! Le sobraba seguridad en sí mismo. Intentaba seducir a la policía con un gesto que le parecían más estrategias de mujer.

Durante todo el interrogatorio ella se mantuvo firme, cerró la ficha y salió fuera a tomar un café mientras esperaban al abogado de Jacques.

- ¿Quiere un café?

- Sí, gracias.

Y ella cerró la puerta para dirigirse nerviosa a la máquina de café.

Volvió a entrar y descubrió la maldad en sus ojos. Quiso salir de la sala, pero él la detuvo con la pregunta: - - ¿Nos vamos fuera?

La mujer llegó a la puerta y con su café en la mano le dijo: “No, encanto, tú te quedas aquí hasta que llegue tu abogado”.

La ficha no decía ni la mitad de lo que había visto en sus ojos.




                

.-000003                                                                         .-000004

 

 

Etiquetas de esta noticia

ArticulistasEva Borondo
SeccionesAmigos de LarraRincón literario

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.