--> El turista inglés<br>Relato literario de Eva Borondo - elseisdoble.com


Jueves, 21 de noviembre de 2019 Edición diaria nº 4.612 Año: 13 Noticias: 34.847 Fotografías: 93.794 Comentarios de usuarios: 108.681
EL SEIS DOBLE
domingo, 10 de abril de 2011
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 El turista inglés
Relato literario de Eva Borondo

Se había quedado dormido y la gente que estaba en la terraza se había ido a refugiar en el interior

 

http://www.elseisdoble.com/uploads/image/FOTOS%20FIJAS%20EN%20SECCIONES/Eva%20Borondo%20%28reducida%29.jpgLos domingos literarios

--------------------------------------------------------------------
Eva Borondo
 

Un inglés entró en la terraza-bar que se encontraba en la azotea del hotel y, parado en la entrada, molestando el ir y venir de los camareros, escogió una mesa por varios factores ambientales y personales: la protección de una sombrilla blanca, la distancia adecuada con la mayoría de las mesas ocupadas (especialmente en la que estaban sentadas dos mujeres con dos carritos) y una visión estratégica hacia la puerta de entrada.

Un camarero delgaducho y muy joven, que había visto hacía un minuto riendo descoyuntadamente con otro, sacó de la taquilla del trabajo su pose seria y servicial, exagerada.

El inglés pidió desganado el menú del día, para no tener que hablar mucho, y respiró profundamente porque se sentía cómodo en aquel lugar soleado, tibio, con los murmullos lejanos de coches, como las olas del mar, relajantes.

Después de comer, el sol se ocultó detrás de nubes grisáceas. Se pidió un café y un whisky.

Un aire frío y húmedo lo despertó. Se había quedado dormido y la gente que estaba en la terraza se había ido a refugiar en el interior.

Allí estaba él solo, bajo la lluvia espesa, y la entrada del hotel estaba cerrada. Uno de los niños que había visto en la terraza con las dos madres le sonreía divertido, apoyado en el pomo de la clausurada puerta. Golpeó el vidrio con los nudillos para que le abriera pero salió a correr.

Pensó: “¿Por qué los españoles tienen tanto miedo al agua de lluvia?” y volvió a llamar, pero todos estaban en una sala al fondo. No podían oírle. ¡Qué situación más ridícula! Comprendió que sólo le quedaba esperar a que dejara de llover y se asomó al borde de la terraza para admirar el paisaje sevillano: paraguas que chocaban, tráfico denso e inesperado, gritos… Decididamente esta era una ciudad de sol y de calor.


 

 

               
.-000003                                                                         .-000004


Etiquetas de esta noticia

ArticulistasEva Borondo
SeccionesAmigos de LarraRincón literario

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.