--> Lo mejor de una boda: el convite<br>Relato literario de Eva Borondo - elseisdoble.com

Sábado, 16 de noviembre de 2019 Edición diaria nº 4.607 Año: 13 Noticias: 34.820 Fotografías: 93.759 Comentarios de usuarios: 108.640
EL SEIS DOBLE
domingo, 10 de julio de 2011
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 Lo mejor de una boda: el convite
Relato literario de Eva Borondo

Los novios paseaban su felicidad e ignorancia por las mesas saludando a propios y extraños con similar agradecimiento

 
 

http://www.elseisdoble.com/uploads/image/FOTOS%20FIJAS%20EN%20SECCIONES/Eva%20Borondo%20%28reducida%29.jpgLos domingos literarios

--------------------------------
Eva Borondo
 

Se llevó a la boca una gamba de textura lamosa y un triste pedazo de lechuga que iban enganchados juntos en un tenedor salpicado de escasa salsa cóctel. Luego paró de masticar la mezcla con sus dientes y sonrió a su acompañante con los labios cerrados ante un comentario cursi sobre los centros de mesa y demás elementos de mantelería y decoración.

El convite de la boda de Marieta empezó sobre las ocho de la tarde, con el atropellado ir y venir de camareros dejando bandejas de canapés que iban desapareciendo velozmente a medida que los invitados los engullían, y ahora estaban con el primer plato que un jefe de cocina mezquino había llamado “Copa de mariscos en nido vegetal”.

Bebió una copa de vino que, a la que hizo número tres, supo mejor debido al dormido gusto con que a Fernando se le quedó la lengua mientras esperaba con ilusión el segundo plato de “solomillo con acompañamiento palacete”.

De la mesa redonda en la que estaba habían desaparecido las acompañantes que tenía a izquierda y derecha para ir a fumar fuera o para ir a los lavabos y quedó solo frente a una parejita acaramelada y una jovencita que sentía que podía explotar de un momento a otro por lo ceñido del vestido y que se frotaba sus pies descalzos debajo del mantel por las heridas que le habían producido los zapatos nuevos.

En una mesa cercana un hombre con aspecto de no haberse puesto en su vida un traje de chaqueta hablaba a gritos contando chistes incorrectos y poniéndose en pie para imitar la largura de un aparato genital masculino perteneciente a un inglés al mismo tiempo que una mujer repintada y repeinada reía con la boca abierta dejando al descubierto parte de algún alimento.

Por fin llegó el solomillo, que resultó de cerdo y no de ternera, con un acompañamiento palacete que no era más que una menestra de verduras congeladas e insulsas.

Enseguida volvieron los demás comensales que faltaban cuando se acercó un fotógrafo y obligó a los presentes a poner cara de felicidad. Le abrazaron las dos desconocidas y pudo apreciar más de cerca el sugerente escote de su vecina de mesa, deseando que en la foto no salieran sus ojos mirando aquellos pechos.

Después se separaron de él y siguieron hablando de la crianza de los niños y demás problemática doméstica.

El postre titulado “Paraíso de chocolate” volvió a ser una decepción de poco chocolate y mucha nata por lo que acudió rápidamente al whisky con hielo.

Los novios paseaban su felicidad e ignorancia por las mesas saludando a propios y extraños con similar agradecimiento mientras varias parejas de todas las edades bailaban junto a la orquesta “sinfónica” de Villaverde.

Marieta se le acercó finalmente por detrás y le abrazó dándole un beso en la mejilla. Era feliz. Le dijo: “Abuelo, ¿lo estás pasando bien?”. Le respondió que claro, que había estado todo muy bien. Le dio otro beso y la vio ir a bailar con su ya marido mientras le deseaba una vida larga y feliz como la que él había tenido con su abuela.

 
 

 

                          
 .-000018                                                                                                                                  .-000002

                          
 .-000064                                                                                                                                  .-000012





Etiquetas de esta noticia

ArticulistasEva Borondo
SeccionesAmigos de LarraRincón literario

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.