--> Estampas y recuerdos de Alzira (124)<br>Cohetes que no llegan a la luna - elseisdoble.com


Sábado, 11 de julio de 2020 Edición diaria nº 4.845 Año: 14 Noticias: 36.567 Fotografías: 96.288 Comentarios de usuarios: 111.947
EL SEIS DOBLE
lunes, 25 de julio de 2011
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 Estampas y recuerdos de Alzira (124)
Cohetes que no llegan a la luna

Cuando se aproximaba la nube, entraban en acción procurando que los cohetes estallaran dentro de la parte delantera de la misma

 

http://www.elseisdoble.com/uploads/image/FOTOS%20FIJAS%20EN%20SECCIONES/Alfonso%20Rovira%20con%20c%C3%A1mara.jpgEn el mes de septiembre de 1967, tiempo después del verano en que mayormente se forman las tormentas portadoras de granizo, tuve el privilegio de disparar el primer ensayo de cohetes granífugos de encendido eléctrico que me brindó el director técnico Luis Domingo Huarte. Fue en el huerto de San Jorge, en la partida del Plá de Corbera, junto al barranco de la Murta, donde estaba instalada la base de disparo número 158 de la línea tercera.

Recuerdo que aquel día nos acompañaba Bernardo Magraner Torres, con una representación rusa de la defensa antigranizo, que venían a la Ribera del Xùquer para ver las experiencias en esta modalidad de combate contra los elementos atmosféricos. Nos comentaba el visitante soviético que en su país usaban piezas de artillería del ejército para disolver las nubes portadoras de granizo.

La Agrupación de Hermandades de la Ribera para la Defensa Antigranizo fue creada en los primeros años de la década de los sesenta; estaba integrada por 19 pueblos que formaban una agrupación de cámaras bajo la presidencia del vicepresidente primero de la Cámara Local Agraria, Bernardo Sanjuan Clari, con los vocales Octavio Dáries Vergara y Juan Bautista Caballero Torres.

Se defendían del granizo con cohetes cuya cabecera contenía yoduro de plata, 307.045 hanegadas de regadío y 30.582 de secano a través de 189 bases de disparo, de las que 31 pertenecían al término municipal de Alzira. Estas casetas donde se guardaban los cohetes y demás enseres, es una pequeña edificación con pararrayos. En el interior, alineados se situaban los cohetes para ser utilizados y un estante para materiales y unas cajas para las cabezas, de yoduro de plata. A unos metros de la caseta, sujeto al suelo con cemento, se hallaba el tubo de disparo, de hierro hueco donde era colocado el cohete. Los servidores de la base iban ataviados con traje protector de reglamento, compuesto de casco, impermeable y botas altas de goma, estando siempre dispuestos a entrar en acción. Para ello seguían todos los días la predicción del Servicio Meteorológico de la Base de la III Región Aérea de Levante que a través de Radio Alzira se emitía todos los días a la una y media del mediodía y a las diez menos cuarto de la noche. Había noches, a la madrugada, que al tiempo que se escuchaban los truenos de aparatosas tormentas se percibía seguidamente el sonido de la explosión de los cohetes granífugos que, por otra parte, eran eficientes.

Los disparadores eran guerreros bien adiestrados, preparados por el técnico Luis Domingo Huarte, que pertenecía a la Federación Sindical de Agricultores de España para la defensa antigranizo. Nos hacía gracia como calculaban la distancia de las tormentas desde el punto donde se encontraban. Contaban cocodrilos —un cocodrilo, dos cocodrilos...— desde que se divisaban los relámpagos, hasta escuchar el trueno; cada tres equivalían a un kilómetro aproximadamente y si habían contando hasta nueve, se suponía que la tormenta se hallaba a unos tres kilómetros, por lo que tardaría en llegar a la base unos tres o cuatro minutos. Cuando se aproximaba la nube, entraban en acción procurando que los cohetes estallaran dentro de la parte delantera de la misma, que es donde existen corrientes de aire ascendentes.

Han transcurrido más de treinta años y, por supuesto, que el material es más moderno. No hace mucho tiempo que las Cámaras Agrarias pasaran a depender de los Ayuntamientos y con estas todos los servicios. El de la lucha antigranizo sigue existiendo, aunque mermado. Funciona a cargo de regadores, hortelanos y caseros de las distintas partidas, que lo heredaron de sus mayores. Hay tres brigadas para este menester, repartidas entre La Barraca de Aguas Vivas, la Murta y Plá de Corbera y l’Horta, estando a cargo de la Policía Rural, siendo el responsable más directo el concejal del Ayuntamiento de Alzira, Agustín Piera Parra. Estos hombres perciben emolumentos y son dados de alta en la Seguridad Social cada vez que prestan este servicio.

Ya no existe un Luis Domingo Huarte que les imparta cursillos; no funcionan como antaño las 31 casetas; solamente tres o cuatro.

Los cohetes son más modernos, pero sigue usándose la cabeza de yoduro de plata, desintegrándose totalmente al estallar; antaño quedaba el palo que acompañaba al cohete.

Estos materiales son adquiridos por el Ayuntamiento, dentro de los presupuestos del mismo, con una media de un millón por año. El costo de una unidad está entre las diez y las doce mil pesetas.

En la foto, Manuel Mollá Barrón, servidor de la base de disparo 158 de la línea tercera, sita en el Huerto de San Jorge en Septiembre de 1967.

Alfonso Rovira 18.11.1994


 

                          
 .-000018                                                                                                                                  .-000002

                          
 .-000064                                                                                                                                  .-000012


 

 

 

El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

El net - 10/08/2011
El meu iaio Paco Fuertes Soler "el moreno", també disparava en el terme de Berca i durant moltíssims anys, ja que era el regador de les terres que abasta les dues partides i que estan entre els dos termes, el d'Algemesí i el d' Alzira, junt a la creu coberta. Jo recorde quan tenia només de 10 anys una vesprada-nit de tronada, que junt a mon pare, anarem a disparar un parell de coets a la caseta destinada a tal efecte. Recorde la gran emoció vaig sentir aquell dia i la inclemència del moment.

"Los servidores de la base iban ataviados con traje protector de reglamento, compuesto de casco, impermeable y botas altas de goma, estando siempre dispuestos a entrar en acción"

Respecte açò, l'únic que recorde era que el meu iaio duia un impermeable tot de color verd, compost de pantalons i xaqueta i unes botes d'aigua altes o catiusques, amb un barret que més pareixia un barret dels de bomber de l'època.
Records per a no oblidar.

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.