--> La jornada final<br>Relato literario de Eva Borondo - elseisdoble.com

Domingo, 17 de noviembre de 2019 Edición diaria nº 4.608 Año: 13 Noticias: 34.820 Fotografías: 93.759 Comentarios de usuarios: 108.643
EL SEIS DOBLE
domingo, 31 de julio de 2011
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 La jornada final
Relato literario de Eva Borondo

Se levantó así como cansado, después de la pequeña pausa, y se despidió recuperando fuerzas para salir de nuevo

 
 

http://www.elseisdoble.com/uploads/image/FOTOS%20FIJAS%20EN%20SECCIONES/Eva%20Borondo%20%28reducida%29.jpgLos domingos literarios

-------------------------------------
Eva Borondo
 

Cerró con energía la puerta del despacho detrás de él y se acercó a mí velozmente.

Me pidió la mano con la suya para estrechármela y, una vez hecho esto, se presentó como coordinador del proyecto que estábamos llevando a cabo en la empresa.

Tomó asiento y se expandieron mis pupilas cuando respiré su perfume cálido del trasiego de la mañana. Tenía calor y a través de los botones de su camisa se filtraba un suave vapor.

Me sonrió con celeridad y se quedó ahí sentado mirando los documentos que me había pedido mientras yo le observaba con tiempo el cuello enrojecido y sudoroso y la parte afeitada en la que le crecía el pelo brillante.

Se levantó así como cansado, después de la pequeña pausa, y se despidió recuperando fuerzas para salir de nuevo.

El despacho se quedó en silencio durante unos minutos resguardándolo de los ruidos externos de faxes, impresoras y conversaciones mañaneras junto a la máquina de café.

Llegó la secretaria del jefe y me dijo: “¿Le has visto?” y cambió de tema para quejarse de lo cansada que estaba y de que quería buscar otro trabajo, etc., etc.

Se fue y el despacho quedó nuevamente en silencio.

Al final de la jornada tomé mis cosas del perchero y dije adiós a todos.

Más tarde, en un taxi que me llevaba al aeropuerto internacional, pensé que me hubiera gustado poder volver a la oficina a la que había hecho el desfalco, sólo para respirar el aroma del coordinador y, quizás, abrirle la boca con mis labios.

 

 

 

 

 

 

 

 
 


 

                          
.-000013                                                                                                                          .-000032 

                           
     .-000021                                                                                                      .-000048
                           
.-000052                                                                                                           .-000057

Etiquetas de esta noticia

ArticulistasEva Borondo
SeccionesAmigos de LarraRincón literario

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.