--> Hacia ninguna parte<br>Relato literario de Eva Borondo - elseisdoble.com


Jueves, 14 de noviembre de 2019 Edición diaria nº 4.605 Año: 13 Noticias: 34.805 Fotografías: 93.723 Comentarios de usuarios: 108.598
EL SEIS DOBLE
domingo, 28 de agosto de 2011
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 Hacia ninguna parte
Relato literario de Eva Borondo

Tuvo que andar mucho más camino, hasta dónde no había autobuses ni otros medios de transporte

 
 

http://www.elseisdoble.com/uploads/image/FOTOS%20FIJAS%20EN%20SECCIONES/Eva%20Borondo%20%28reducida%29.jpgLos domingos literarios

-------------------------------------
Eva Borondo
 

Allí, en medio de la nada, entre neones que iluminaban la basura de la ciudad, fue cuando decidió dejarlo todo y viajar al sur. Lo lógico hubiera sido ir al norte, donde todos siempre se dirigían, incluso él, pero pensó que su camino de huida sería convencional como el de todos. Mejor ir al sur, al origen de todo. Estaba en el medio, en la media civilización, a medio camino entre el progreso y la humanidad. Sabía de muchos que, como él, habían huido a un mundo mejor dirección norte y no fue lo peor que encontraran la muerte, sino verse a sí mismos como una rueda más de un mecanismo explotador. Decían que eran felices, pero sus cartas dejaron de llegar cada vez con más distancia en el tiempo y enviaban fotos en las que aparecían más gordos y con más ojeras. No tenían familia allí, ni amor, pero el norte les tenía en un 40 por ciento de impuestos cogidos del cuello.

El sur no lo había intentado nadie o, al menos, no conocía a nadie que se hubiera propuesto como él tomar un autobús sucio, que llegaba una vez a la semana, para marcharse e iniciar una nueva vida.

Ese autobús no le llevó al inicio del mundo, todavía allí estaba la huella de los hombres del norte porque podía ver galerías mineras y torres de succión de petróleo.

Tuvo que andar mucho más camino, hasta dónde no había autobuses ni otros medios de transporte y paró a menudo en pueblos de pocos habitantes para que sus pies se curasen de las llagas que le producían los zapatos.

Y cuando llegó al final, al sur, comprendió que había llegado de nuevo a la mitad de la nada y que, si bajaba más, realmente estaría subiendo otra vez al deshumanizado “Primer Mundo”.

 


              

 .-000003                                                                         .-000004


Etiquetas de esta noticia

ArticulistasEva Borondo
SeccionesAmigos de LarraRincón literario

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

El que no puede hablarte - 26/07/2013
Me gusta , como siempre y por muchas razones lo que escribes disfruto con ello en la oscuridad del anonimato aunque no sepas quien soy, ahí estaré muchas veces viendo lo que escribes y lo que expresas aunque siempre te he dicho que es triste, muy triste y que si refleja tu actual situación has de cambiar, no siempre se ha de estar mohíno, yo intento aprender a ser mas feliz, es algo que cuesta pero algun dia conseguiré...

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.