--> La muerte del dragón Pierre Duval (y VI)<br>Relato literario de Eva Borondo - elseisdoble.com

Domingo, 17 de noviembre de 2019 Edición diaria nº 4.608 Año: 13 Noticias: 34.820 Fotografías: 93.759 Comentarios de usuarios: 108.643
EL SEIS DOBLE
domingo, 29 de abril de 2012
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 La muerte del dragón Pierre Duval (y VI)
Relato literario de Eva Borondo

“Sí, ahora lo recuerda todo. Un escalofrío es lo que siente Pierre Duvall antes morir”



Waiting_-reducidaLos domingos literarios

---------------------------------------------------
Eva Borondo
 

Pascal Merger. ¿Cómo olvidarlo? La guerra es más cruel si cabe porque existen hombres como él. El teniente Pascal Merger tenía a su cargo la división de dragones del general Privé que entró en Andalucía bajo las órdenes del general Dupont. La misma que saqueó Córdoba, asoló las comarcas jiennenses y se enfrentó en la batalla de Bailén, donde fracasaron y la Grande Armée fue derrotada.

Pierre Duvall leía en el rostro de su oficial al mando, el teniente Pascal Merger, los recuerdos auténticos de su propia historia. Pierre, que había sido un guerrero ejemplar, tras las capitulaciones de Bailén fue llevado al Puerto de Santa María con la idea de ser conducido de nuevo a su país.

Soldados españoles les entregaron a los franceses cantimploras para el camino. Beber ese agua, después de tantos días de sed, les llenó el ánimo de alegría, a pesar de no ser ellos los vencedores de la contienda. Algunos vomitaron el líquido sobre sus pantalones porque no fueron capaces de soportar el impulso de bebérsela toda. Después lloraban de frustración y en las filas parecían los payasos tristes de los circos, la burla de los hombres.

Pierre Duvall viajaba junto a la mayoría de los soldados de Dupré, en el grupo del teniente Pascal Merger, y cuando llegaron al Puerto de Santa María los españoles registraron su caravana.

Se sabía que muchos franceses pretendían llevarse botines de los numerosos robos y por eso le abrieron al teniente Merger su baúl. Allí descubrieron una vez más, piezas de oro, reliquias de plata, monedas y algo que no parecía tener mucho sentido, unos mechones largos de cabello probablemente de una mujer. Mientras registraban sus cosas, Merger silbaba la Marsellesa.

Pierre Duvall recuerda todo eso, recuerda que fue el motivo de que no embarcaran y los condujeran a unos pontones en Cádiz donde permaneció en condiciones terribles durante meses escuchando quejidos, histerias y, cómo olvidarlo, la tonadilla del himno nacional que silbaba Merger y que el grupo entero cantaba para animarse.

Después de unos meses de encierro los volvieron a embarcar para abandonarlos en la isla de Cabrera. Sí, ahora lo recuerda todo. Un escalofrío es lo que siente Pierre Duvall antes morir. Fin #p#ierreduval

 
 

Leer los anteriores capítulos de este relato  

 
 
 
 
 

 

                          
 .-000018                                                                                                                                  .-000137

                          
 .-000064                                                                                                                                  .-000012

                          
 .-000123                                                                                                                                  .-000021




Etiquetas de esta noticia

ArticulistasEva Borondo
SeccionesAmigos de LarraRincón literario

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

Jara - 29/04/2012
Preciosa historia Eva. Los he leído otra vez todos desde el primero hasta el final. Felicidades por tus relatos y espero que te sigamos leyendo.
Eva Borondo - 29/04/2012
Gracias, Jara. Feliz domingo!
Juan Vcte. - 29/04/2012
Ha sido un impulso, que este relato haya hecho que lo tengamos que leer desde el primer capitulo. ¡¡Calificativos... no sé!! enhorabuena, felicidades, magnifico, gracias...¡¡no sé!!. Solo comparto con Jara, que te sigamos leyendo. Un saludo Juan Vcte.
Eva Borondo - 30/04/2012
Gracias, Juan Vcte, mi recompensa es que os haya gustado.
Laocoonte y familia - 25/05/2013
Muy buen relato, describe a las claras lo que hicieron los franceses por estos lares y la que les dimos en esta batalla no siempre bien ponderada, cuando fue realmente la primera patada en el trasero del corso bajito con pirosis. Hay que recuperar las figuras de Castaños, Coupigny y Reding...

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.