--> Flor de la melancolía<br>Relato literario de Eva Borondo - elseisdoble.com

Domingo, 17 de noviembre de 2019 Edición diaria nº 4.608 Año: 13 Noticias: 34.820 Fotografías: 93.759 Comentarios de usuarios: 108.643
EL SEIS DOBLE
domingo, 23 de mayo de 2010
Clic en la foto para ampliar

Le printemps (Primavera), de Pierre Auguste Cot
Ver imágenes de esta noticia
1

 Flor de la melancolía
Relato literario de Eva Borondo

“Hoy, cuando la enfermera me ha sacado al jardín, unas flores de jazmín se han abierto y su perfume me ha recordado el baile de mi pueblo, al que acudí con dieciséis años a escondidas de mi madre”


Waiting_-reducidaLos domingos literarios


Eva Borondo

 

Los días de primavera me traen siempre sensaciones de tiempos mejores, como si al respirar el aire caliente, ese que roza la piel con ternura, pudiera recordar momentos que en realidad no han pasado. Y me pregunto si es que han pasado y no los recuerdo, que también puede ser. Los siento como vividos, pero no puedo traer a la mente la imagen de esas experiencias.

¿No os ocurre a veces que un olor o un instante mezclado de colores, olores y brisa caliente despierta algún recuerdo escondido del que sólo podéis identificar la sensación de bienestar, pero nada más?

Otras veces sí, me parece revivir de nuevo un delicioso momento que recuerdo con exactitud y entonces no siento la tristeza que produce tener tan mala memoria.

Hoy, cuando la enfermera me ha sacado al jardín, unas flores de jazmín se han abierto y su perfume me ha recordado el baile de mi pueblo, al que acudí con dieciséis años a escondidas de mi madre.

Teresa y Marta me esperaban detrás del corral, sin parar de hablar, con sus vestidos nuevos.

Yo sólo quería acompañarlas un rato, pero en la entrada de la calle, la música y los farolillos me atraparon.

La luz de media tarde me invitaba a quedarme y las caras de la gente del pueblo, alegres, cantando, comiendo y bebiendo, me rindieron.

Unos niños jugaban al escondite y otros chicos mayores fumaban en grupo, muy erguidos, retocándose las mangas, moviéndose el cuello de la camisa y alisando sus chaquetas.

Teresa y Marta querían entrar en el salón de baile y yo también lo hice.

La música era dulce. Se cantaban amores inconfesables, amantes abandonados, niñas bonitas y las dos amigas bailaban con sus novios.

Una voz en mi oído se alzó por encima de la música y provocó un temblor gigante en mi interior. Me di la vuelta para ver una cara desconocida. Un chico de fuera, que traía un clavel en la solapa y me invitó a bailar.

Su mano áspera cogió la mía y con la otra me agarró la cintura con delicadeza.

Bailamos en una especie de fuerza magnética que nos mantenía unidos y que ninguno quería romper.

Las horas pasaron sin darnos cuenta y llegó la noche.

La única persona que podía arrancarme de allí en ese momento era mi madre. Ella apareció, me dio una bofetada y me manchó el vestido de sangre.

Me obligó a volver a casa y tuve una noche de insomnio.

Días más tarde supe que el chico era de Madrid, que había venido de visita para conocer a la familia del pueblo. Nunca más lo volví a ver.

Y es hoy, que es primavera, que pica el sol y que me da por pensar con este aroma a jazmín, que me acuerdo de él. Pero no ha sido el solitario jazmín, sino la mezcla de su flor y una mata de clavel rojo que está empezando a brotar hoy, mientras el tiempo sigue pasando para mí, sin el sentido de antaño.

 

 

Etiquetas de esta noticia

ArticulistasEva Borondo
SeccionesAmigos de LarraRincón literario

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

Karina - 23/05/2010
Eva, precioso como siempre. No nos dejes.
Picaro - 23/05/2010
Lo de los olores es verdad. A mi una goma de Milán o un lápiz me recuerdan al colegio cuando era pequeño
Yani - 23/05/2010
Si en corto eres magnífica, ¿cómo serás en relato largo o novela? Has escrito alguna novela???
Julia - 23/05/2010
A mi una vez mi madre me castigó dos meses por bailar con un chico, vamos igual que ahora. El cuento muy bueno
Eva Borondo - 25/05/2010
Gracias, Karina. Aquí estaré mientras me quede inspiración.

Picaro, buen ejemplo.

Yani, no he escrito ninguna novela, pero tengo proyectos en la cabeza. Gracias por los ánimos.

Julia, ¡dos meses! Ufff.

Besos a todos.
Benito - 27/05/2010
Eva, espero que la inspiración no se te termine nunca. Aunque sea una sola frase eres capaz de convertirla en algo mágico. Un besset.
Eva Borondo - 31/05/2010
Benito, pronto haré el examen y me sentiré más libre para escribir.
Gracias por tus palabras, siempre emotivas.

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.