--> Primer amor<br>Relato literario de Eva Borondo - elseisdoble.com


Viernes, 22 de noviembre de 2019 Edición diaria nº 4.613 Año: 13 Noticias: 34.876 Fotografías: 93.830 Comentarios de usuarios: 108.691
EL SEIS DOBLE
domingo, 27 de marzo de 2011
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 Primer amor
Relato literario de Eva Borondo

La observó con detenimiento, aspiró su olor y quedó maravillada de las esencias que excitaban sus sentidos

 
http://www.elseisdoble.com/uploads/image/FOTOS%20FIJAS%20EN%20SECCIONES/Eva%20Borondo%20%28reducida%29.jpgLos domingos literarios
--------------------------------------------------------------------
Eva Borondo
 

Marta cosía un paño con sus hermanas y se reía de las ocurrencias de su prima Luisa que vigilaba el ejercicio de costura con poca disciplina.

Hacía calor en la habitación y la corriente de aire que procedía de los balcones era igual que el soplido de un niño, caliente y secaba la piel.

Como el eco de una fuente empezaron a escuchar pasos acelerados y golpes que caminaban en silencio por la calle, en dirección a su casa, mientras voces turbulentas asomaban gritos al paso del cortejo que llevaba a un prisionero.

Las tres cabecitas de las niñas se colocaban curiosas en la barandilla para ver el grupo de hombres desfilando deprisa y entrar en el edificio.

La prima Luisa ordenó que se metieran dentro y que no salieran de la habitación, mientras ella iba a ver qué pasaba.

Marta era hija de un capitán de navío español que se había adentrado aguas adentro en el Mediterráneo para luchar contra los buques otomanos que mandaba el Sultán Soliman. Ella sabía que tenían que haber capturado a algún turco porque había visto a las mujeres santiguarse con el paso de los oficiales, antes de que estos entraran en casa.

Sus hermanas hablaban nerviosas del incidente que les había alterado su rutina e imaginaban nombres, situaciones, ocasiones, accidentes, luchas, que habrían podido suceder en el mar; pensaban en su padre, el valiente capitán y las aguas peligrosas, los cañones, el asalto, la tripulación belicosa y los turcos, malvados, herejes, sucios.

Marta aprovechó la salida de su prima y el entusiasmo de sus hermanas para salir de la habitación y bajar las escaleras para observar, escondida, cómo su padre se dirigía con sus hombres al patio trasero. Cuando quedó todo en silencio se encontró en el suelo una chaqueta con una forma peculiar. La tomó y comprobó que era pesada. Era la chaqueta del turco que no había podido ver. Acarició con un dedo las figuras bordadas y corrió a esconderla en el dormitorio. Luego volvió al cuarto de labores y su prima Luisa la castigó por desobediente, de nuevo, en su habitación.

Buscó entonces la chaqueta guardada y la observó con detenimiento, aspiró su olor y quedó maravillada de las esencias que excitaban sus sentidos. Nunca había olido nada semejante. Volvió a sumergir su cabeza en la chaqueta y se vistió con ella. Se miró al espejo y, divertida, se acostó en la cama imaginando las aventuras del mar hasta quedarse dormida con el perfume de la prenda. Un gemido inaudible salió de su boca roja. Después, los pasos de nuevo en la estancia inferior, la despertaron de su sueño de amor.

Sus ojos brillantes bajaron las escaleras y se encontraron con la mirada del prisionero que conducían fuera de la casa. Fue un segundo, pero el turco de piel morena y ojos grandes, con el cuerpo lleno de heridas, sonrió al verla vestida con su chaqueta y se marchó de la casa con el corazón lleno de una extraña esperanza.

 

 
 


 

                          
 .-000018                                                                                                                                  .-000002

                          
 .-000064                                                                                                                                  .-000012


 



Etiquetas de esta noticia

ArticulistasEva Borondo
SeccionesAmigos de LarraRincón literario

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

Desi - 27/03/2011
Precioso, tienes un "algo" para escribir. Cuídate.
Sonia - 27/03/2011
un encanto de relato Eva

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.