Miércoles, 29 de mayo de 2024 Edición diaria nº 6.263 Año: 18 Noticias: 46.140 Fotografías: 109.147 Comentarios de usuarios: 125.689
EL SEIS DOBLE
lunes, 31 de enero de 2011
Clic en la foto para ampliar

Jordi Candel durante la entrevista
Ver imágenes de esta noticia
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17

 Entrevista a Jordi Candel (y II)
Especialista en medicina de la educación física y el deporte

“El deporte de élite es totalmente agresivo, pero es un oficio en el que los profesionales asumen que su práctica produce daños orgánicos y daños musculares”


Continuamos con la entrevista que iniciamos la semana pasada al doctor Jordi Candel.

  

Recuerdo un artículo de Alfonso Ussía en el que defendía que el deporte es antinatural ¿Qué opinas?

El deporte de élite es una agresión al cuerpo humano. El deporte amateur, tomado como salir a correr una hora o hacer deporte de manera lógica y sosegada, para mí, no es antinatural; es la recuperación de la actividad física que el hombre ha tenido siempre por ley natural. Otra cosa es salir a preparar una maratón, dos horas al día, para después hacer un recorrido de 42 kilómetros; para mí, este caso, entraría dentro de la agresión al cuerpo.

El deporte de élite es totalmente agresivo, pero es un oficio en el que los profesionales asumen que su práctica produce daños orgánicos y daños musculares. El binomio deporte-salud no se cumple bajo ningún punto de vista en el deporte de élite y esta circunstancia lleva a efectos secundarios a largo plazo: artrosis en rodillas, tobillos, caderas etc.

Hay que controlar muy bien nuestro cuerpo, no debemos exponerlo continuamente a estas agresiones. Podemos padecer alguna anomalía, sin ser consciente de ello, sobre todo la gente que sólo hace deporte de fin de semana en fin de semana. Aconsejaría medidas periódicas de control.

Hay dos citas, una de un psicólogo ruso que dice “más sexo igual a más oro” y otra de un fisiólogo israelí que afirma que las mujeres compiten mejor después de un orgasmo, en especial las saltadoras y las velocistas. ¿Qué opinas del sexo y el deporte?

En este tema siempre ha habido mucha leyenda urbana. Como en todas las cosas, lo que está dentro de la normalidad y todo lo que fisiológico es bueno para el organismo. Centrándonos en el fútbol o el atletismo como ejemplo, el tener sexo de una manera normal, es decir nada de juergas y bebidas durante toda la noche, no debería de ser ningún problema. De todas maneras, habría que estudiar con detenimiento el tema y no generalizarlo.

¿La práctica de un buen entrenamiento es la clave para que un futbolista tenga un rendimiento óptimo?

Sin ninguna duda, todo deportista compite según entrena, aunque siempre existe el caso aislado del deportista que usa su talento para definir en una jugada determinada todo el partido. Por tanto, puedo asegurar que si entrenas bien, juegas bien. Lo que es deplorable es el caso de un jugador que entrena mal y después es incapaz de ejecutar las órdenes de su entrenador.

Imagínate que fueses jugador de fútbol. ¿A qué entrenador te gustaría tener?

El entrenador que he admirado es Luis Aragonés. Es, sin duda, un técnico cómodo para los jugadores, una persona que siempre va de cara y, a pesar de la imagen de cascarrabias, si estás en su grupo de trabajo es muy fácil la convivencia. Es el centro del grupo y lo lleva como si fuese el padre de todos, cuida a los futbolistas pero, al mismo tiempo, les exige al máximo. Los elementos ajenos al grupo sí que lo tienen difícil para entrar y acceder, periodistas, directivos… de ahí esa imagen que algunos tienen de Luis. De todas maneras, he tenido la suerte de tener buenos entrenadores, puedo hablar muy bien de Claudio Ranieri, Rafa Benítez o de Unai Emery.

 

“La alegría colectiva es lo más bonito que hay en el fútbol.

Lo más feo, los intereses personales, el egoísmo

y los intentos de que las cosas salgan mal”

  

¿Qué le dirías a los más jóvenes sobre el entrenamiento invisible; es decir, sobre sus conductas y actitudes en la vida cotidiana fuera del ámbito deportivo?

Cada vez tengo más claro que el entrenamiento invisible es la parte más productiva del entrenamiento y esto es muy fácil de entender. El esfuerzo físico del entrenamiento es la parte de degaste y crea unas necesidades que se hacen patentes después de su finalización, así como una serie de alteraciones en el organismo que tienen que terminar en el entrenamiento invisible. Si no están las dos partes juntas, no hay buena finalización. Si algún deportista entrena y después se va de fiesta, realmente no ha ido a entrenar e, incluso, resulta más perjudicial que si se hubiese ido directamente de fiesta. Por tanto, descanso y alimentación sana son fundamentales.

¿Quieres decir que si no se descansa después de un entrenamiento no hay optimización del trabajo?

Así es. Y, una cosa muy curiosa, durante el sueño se produce una adaptación hormonal y fisiológica a las cargas de trabajo que se han hecho durante el entrenamiento. Si todo el ciclo no se cierra bien, de nada sirve entrenar. El círculo circadiano en las personas son fenómenos biológicos que ocurren rítmicamente alrededor de la misma hora, como la sucesión de vigilia y sueño, segregando una gran cantidad de hormonas. Este ritmo es muy metódico y cuando lo alteramos el cuerpo se resiente. Todo esto, desde mi punto de vista profesional, es muy fácil de entender, aunque hay mucha gente que no quiera hacerlo.

¿Qué es lo más bonito que has visto en el fútbol?

Lo más bonito que se puede ver en un campo de fútbol es la alegría de la gente cuando se ha conseguido algo. El ver a un niño gritar de alegría o a una persona mayor emocionarse es realmente complaciente. Como profesional, fueron muy bonitos los momentos que pasamos cuando ganamos las dos ligas y paseamos por toda la ciudad con el autobús descubierto; o cuando ganamos el Campeonato de Europa con la Selección Española y nos dimos un baño de multitudes por Madrid. La alegría colectiva es lo más bonito que hay en el fútbol, ya que es una parte de la recompensa de lo que tú has podido hacer como profesional.

¿Y lo más feo que has visto?

Los intereses personales, el egoísmo que muchas veces aflora y los intentos de que las cosas salgan mal; que sencillamente todo esto ocurre porque, como en todos los sitios, hay malas personas.

 

“Lo que más me gusta de Alzira es la familiaridad en la que vivo”

 

¿En la actualidad, qué servicios estás desarrollando?

Desde 1995, cuando empecé en el Valencia CF, desarrollé el estudió fisiológico del sobre-entrenamiento; es decir, de la adaptación del organismo al entrenamiento y, así, poder determinar si se estaba entrenando bien o mal o como asimilaba las cargas de trabajo cada jugador. Desarrollé todo un sistema analítico y estadístico de evaluación con el que hoy en día puedo saber si cada deportista está en su nivel óptimo, si puede entrenar más o lo hace en exceso. Esta es la línea de investigación y trabajo que sigo mejorando, ya que día a día salen nuevos parámetros que van afinando más. Lo que he conseguido es poder aplicarlo a cualquier deporte de élite.

 Me gustaría hacerte unas preguntas más personales, fuera ya del ámbito profesional.
De acuerdo.

¿Qué es lo que más te gusta de Alzira?

Lo que más me gusta de Alzira es la familiaridad en la que vivo, ya que no soy un extraño como lo puedo ser en Valencia. El poder conocer a toda la gente y que no te miren como una cosa rara. En Alzira soy uno más, y en Valencia se producen a veces situaciones molestas como cuando, por ejemplo, vas a un centro comercial y no dejan de observar cada cosa que haces; aunque hay que reconocer que soy una persona pública y no pasa nada pero, a nivel personal, no me siento cómodo.

De Alzira también me gusta la vida de pueblo, hace 17 años que vivo en un huerto y no lo cambio por nada, a pesar de haber tenido ocasión de hacerlo.

Si tuvieras que hacer una postal de Alzira, ¿qué entorno elegirías?

Escogería una visión que para mí es perfecta y no es otra que la visión desde la zona de El Respirall del Valle de la Murta. Es encantadora.

¿Qué es lo que no te gusta de Alzira?

Voy a ser muy frio, lo que no me gusta de Alzira son las malas comunicaciones que tenemos. Hablando con amigos comento que me gustaría tener el tren dentro de la ciudad y una entrada directa. Ambas infraestructuras ayudarían más al desarrollo de la ciudad.

¿Qué opinas de la política económica en general que se está llevando?

Es, por supuesto, una política muy global y condicionada al momento actual en que nos encontramos. Creo que ya no depende que la lleven unos u otros, nos debemos a factores globales a nivel internacional.

¿Cuál es tu situación familiar?

Estoy casado y tengo dos hijos: María Eugenia, la mayor, de 24 años, es dentista y Jordi, de 20 años, que ha empezado fisioterapia.

¿Cuál es tu actividad laboral diaria?

Estoy al cargo de los servicios médicos del Valencia CF y de la dirección de la Clínica Tecma en Alzira. Son las dos actividades principales que centran en la actualidad mi vida, aunque también ayudo y colaboro con el Club de Atletismo Valencia Terra i Mar.

¿A ver esto que te recuerda: Lapiedra, Mestre, Benito, Adam, Fausto, Candel, Luis, Rielo, Queremón, Bautista y Llácer?

- Se rie- Un gran equipo, sin duda. Aquel conjunto de la UD Alzira, en el que yo era un jugador más, me trae gratos recuerdos. Quedamos sextos esa temporada, concretamente la 78-79. Era una tercera división, que ahora podríamos equiparar a una segunda B, jugábamos contra equipos como el Albacete, Cartagena, Almansa, Alcoyano, Onteniente, At Baleares, Ibiza… Con los compañeros de aquella época futbolística mía aún mantengo relación con algunos: Vicente Adam, Rielo, Benito Floro, Cambra, Queremón, Llácer y otros que, sin duda, se me quedan en el tintero. Por cierto, lamento la muerte hace unos años de Mestre, un buen jugador y persona que era de Cullera.

 

“Me hubiera gustado ser futbolista,

pero empecé a estudiar la carrera de medicina y las cosas cambiaron”

  

¿Cuántos años estuviste en la UD Alzira?

A los diecisiete debuté con la UD, a los dieciocho terminé en juveniles y pasé al primer equipo que estaba en preferente y ya el año siguiente en tercera. Desde 1976 a 1979. Recuerdo con cariño toda esa época, así como un gol que marqué en preferente al Benifaió, o el entrenador que tuve que fue Juan Carlos Rodríguez “El Bala”.

¿Por qué no fuiste futbolista?

Para ser futbolista deben reunirse varios aspectos. Tienes que tener afición, yo sí que la tenia, pero además debes poseer unas cualidades y, sobre todo, tu cabeza tiene que estar centrada en ello. No digo que fuese malo, técnicamente me defendía, tenía una buena pierna izquierda, pero mi cabeza no estaba centrada para ser futbolista. De juvenil sí que quería llegar a ser jugador de fútbol, pero empecé a estudiar la carrera de medicina y las cosas cambiaron.

¿Cuándo decides ser médico y por qué?

En mi época de estudiante, cuando acabé COU, jugaba al fútbol y quería prepararme para hacer la carrera de Educación Física, que entonces se tenía que cursar en Madrid, en el Instituto Nacional de Educación Física (INEF); era muy complicado entrar, ya que se presentaban estudiantes de toda España para muy pocas plazas. El primer año me presenté y me suspendieron, hecho que hizo que me planteará preguntarme ¿qué hago que me pueda gustar y que tenga que ver con la preparación física? Me matricule en medicina y me fue bien.

¿Tan intenso fue el deseo de estudiar Educación Física?

Hasta tal punto que al año siguiente quise optar otra vez a las pruebas del INEF, era también mi segundo año como futbolista de la UD Alzira, y no sé si con buena o mala suerte padecí una fuerte lumbalgia y no me pude presentar. Terminé el segundo curso de medicina, pero en mi cabeza todavía rondaba el INEF, aunque ya estaba seguro de que la medicina me apasionaba y podía tener muchas aplicaciones relacionadas con aquello que yo quería. Decidí no presentarme más al INEF. Terminé medicina, hice la especialidad deportiva y aquí me tienes.

¿Qué haces un domingo sin fútbol?

-Sonríe- Muchísimas cosas. Deporte por la mañana, suelo salir a correr con mis hijos y con María Eugenia, mi mujer. Después, no hay nada como una buena comida familiar, hacer la paella, ‘fideuá’ o ‘torrá’; y hacer significa ponerme manos a la obra, pues disfruto mucho elaborándola yo. A continuación, una buena sobremesa, si puede ser, con mis padres y mis hermanos. Así mismo, en mis ratos de ocio dedico tiempo a una de mis grandes pasiones, la lectura. También, en ocasiones, veo algo en televisión.

¿Qué libro tienes ahora en la mesita de noche?

Estoy leyendo “En la frontera”, de Cormac McCarthy. No me gusta la literatura americana, pero por mediación de un amigo que me lo ha recomendado estoy leyéndolo. Mis preferencias van más por la literatura centroeuropea. Los libros que más me gustan y que me llevaría a una isla, como se suele decir, son “La montaña mágica”, de Thomas Mann y “Confieso que he vivido”, de Pablo Neruda. Soy un gran lector y en mi casa leer es un hábito de todos.

¿Nos hemos enterado que sueles pintar?

Vamos a matizar. Soy un aficionado y sólo pinto cuando tengo algún día libre en verano. Pintar y hacerlo bien no puede ser cuando se lleva a cabo de una forma ocasional y con poca frecuencia. La verdad, no tengo el suficiente tiempo y no soy un buen pintor.

¿Tienes algún bonsái en casa?

Sí, tengo muchos. Es una debilidad que tengo desde hace muchos años y vivir en el campo te abre las puertas a todas estas aficiones.

¿Compaginas bien la vida profesional con la familiar?

Es difícil. En estos momentos la compagino mejor que en mi primera época con el Valencia CF, ya que antes había que adaptarse a todo y ahora cuento con una experiencia.

¿Comprobando la sensibilidad que has mostrado en tus aficiones es muy posible que te guste la música?

Sí, me gusta toda la música y puedo decir que no me molesta ninguna, aunque mis preferencias van por los cantautores de juventud, Serrat, Sabina…

¿Qué te gusta más la política o la paella valenciana?

Sin ninguna duda la paella y, si vale el símil, por goleada.

Gracias, Jordi.

Ha sido un placer charlar con vosotros.
Ramón Alfil

Fotos: Miguel Ángel Martínez

 
 
 

Leer la primera parte de esta entrevista - Clic aquí

 

Conoce la Clínica Tecma - Clic aquí

 

 

                          
.-000056                                            .                                                                                                           .-000065                            

.-000071                                                                                                                              .-000072


 

 

 

El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

Charo - 31/01/2011
Jordi, no cambies. Enhorabuena.
Lido - 31/01/2011
Los maratones y las carreras de fondo son un peligro para el deportista aficionado que toma el asunto como si fuera profesional y se pegan unos palizones de aupa. Ojo a los infartos. Buena entrevista.
Fran - 31/01/2011
he conocido a un deportista semiprofesional que necesitaba sexo antes de competir, estaba comprobado que rendia más. Curioso ¡no?
Cabreada - 31/01/2011
No entiendo muy bien la relación que existe entre tener sexo y rendir más en algun deporte, pero doy fe que és cierto. Mucha lógica no tiene, pero en mi caso
(deportista federada) los cronos bajaban considerablemente y habían mas compañeras que también lo comentaban. Así que antes de cualquier competición...
Che - 31/01/2011
Hay zonas nocturnas de Valencia muy visitadas desde siempre por futbolistas profesionales, después de lo dicho por el sr. Candel no estaría mal conocer su opinión al respecto. Ah! no solo sucede en Valencia
Salva - 31/01/2011
Jordi, la estación dentro del pueblo traeria problemas de ruido, aparcamiento, etc... etc... En todo lo demás he disfrutado con la entrevista
altre jordi - 31/01/2011
jo, la veritat, prefereix el sexe al esport
luis - 01/02/2011
Sobre como han cambiado las formas de entrenar, antes me acuerdo que los equipos tenian una alineacion base, y salvo lesión siempre jugaban los mismos, po eso nos sabiamos las alineaciones de memoria. Ahora todo son rotaciones, plantillas de 25 jugadores y eso que juegan en buenos campos.
Se ha profesionalizado todo y por supuesto la medicina deportiva.
amunt - 01/02/2011
Quan siga major jo vull ser com Jordi: llig, fa esport, gaudix de la familia, fa paelles, li agrada Alzira, i damunt veu el Valencia debades.

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿De qué color es el cielo? Azul, rojo o verde
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal