Sábado, 22 de junio de 2024 Edición diaria nº 6.287 Año: 18 Noticias: 46.296 Fotografías: 109.326 Comentarios de usuarios: 125.769
EL SEIS DOBLE
lunes, 12 de octubre de 2009
Clic en la foto para ampliar

Pepe Casado (a la dcha.), director deportivo de la Escuela de Fútbol Ciutat d’Alzira, dando instrucciones técnicas a un grupo de niños
Ver imágenes de esta noticia
1

 Los valores sociales y morales del fútbol base
Artículo de opinión de Pepe Casado

Es un deporte de formación y educación en sus categorías de base, los malos comportamientos de los jugadores son un reflejo de las deficiencias sociales y morales que afectan a nuestra sociedad en general


A través de las vivencias y experiencias acumuladas durante 36 años como jugador de fútbol de todas las categorías hasta la profesional en Segunda División A y los 25 años acumulados, bien de entrenador, bien de  director de diferentes escuelas de fútbol base, he llegado a la conclusión de que el fútbol es un deporte de formación y educación en sus categorías de base, al igual que otros deportes que gozan de mejor imagen social.

Vengo a exponer todo esto a raíz de comentarios, opiniones y juicios de valor de personas contrarias a la práctica del fútbol, al que suelen ver como un deporte vulgar, agresivo y falto de valores. El fútbol siempre ha sido un deporte noble como lo demuestran múltiples ejemplos, aunque lamentablemente hay que reconocer no está exento de casos aislados de deficiente comportamiento, tanto dentro como fuera de los terrenos de juego, de los que tampoco se libran otros deportes. Pero el deporte en sí no es el responsable sino que los comportamientos extradeportivos son un reflejo de las deficiencias sociales y morales que afectan a nuestra sociedad en general.

Desde la escuela Ciutat d’Alzira FB y desde todas las escuelas de fútbol base que conozco, los dirigentes tratamos de inculcar los máximos valores éticos, morales y deportivos a los aspirantes a futbolistas a partir de las tempranas edades federativas de 6 años.

El fútbol es un deporte que se practica en equipo, es decir que no es de ningún modo individualista en su concepción y ejecución, en el que participan y comparten un balón todos sus componentes.

Los niños/as tienen el concepto de propiedad muy arraigado desde su más tierna infancia, tanto es así que aparecen los celos y las envidias cuando se dan cuenta de que no son el centro del universo y que deben compartir sus juguetes con otros hermanos o compañeros de colegio.

Por lo tanto cuando a los 5 ó 6 años se enrolan en una escuela de fútbol, lo que más les cuesta asimilar es que han de jugar en equipo compartiendo una sola pelota. El individualismo se suele potenciar desde el propio entorno familiar cuando se les motiva con premios y regalos sus acciones individuales. Se trata de un grave error porque incrementa su egoísmo personal y ello va en detrimento tanto de su particular educación como del juego colectivo del equipo.

Estamos ante un problema con el que nos enfrentamos cada vez más en el fútbol base, al estar alimentado por la publicidad mediática exagerada que rodea a las estrellas futbolísticas mundiales, que potencia el individualismo frente al colectivismo.

 

Los padres no deben ser los “entrenadores”

Por otra parte, quiero alertar que el desarrollo deportivo del jugador/a sale perjudicado cuando los padres y madres que asisten a los encuentros juegan el papel de entrenadores con su pretensión de dirigir las acciones de sus pequeños pupilos. Indicaciones que por lo general generan más confusión que otra cosa porque suelen contradecir las instrucciones del monitor.

Desde las escuelas de fútbol base hemos de hacer más hincapié en erradicar los improperios e insultos que desde la grada dedican los padres y madres a los árbitros y jugadores contrarios.  Son actuaciones poco edificantes que no ayudan ni favorecen la educación deportiva y social de los pequeños futbolistas, que desde las diferentes escuelas y clubes les tratamos de inculcar.

Para mejorar nuestra importante labor educativa-deportiva, técnicos y directivos hemos de dar ejemplo durante los encuentros, no dejándonos llevar por la pasión y evitando en todo momento tensionar la situación con nuestras reiteradas críticas a la actuación arbitral. 

Desde las escuelas deportivas podemos aportar nuestro granito de arena con el objetivo de complementar la educación de los niños y niñas, pero sólo eso complementar dado que la máxima responsabilidad en esta materia recae en sus progenitores.

Estimo, como reflexión final, que todos los responsables de la educación social y deportiva de los niños-as (la familia, el colegio y la escuela deportiva entre otros) debemos transmitir e inculcar los valores mora-les y deportivos necesarios como cimientos de una juventud, educada, culta, sana y solidaria.

Pepe Casado

Director deportivo del Ciutat d’Alzira FB

 

LA REVISTA

 

 

999999

El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.

Etiquetas de esta noticia

DeportesFútbol. Ciutat d'AlziraGeneral
Opinión

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

Anónimo - 13/10/2009
pepe, palbras y nada más... solo hay que ver a los padres en las gradas y a los entrenadores (o lo que sean) en los banquillos, tanto en vuestra escuela como en todas. Lamentable el comportamiento general y el insulto como medio de expresión. Mi hijo no irá a una escuela de fútbol, te lo aseguro.
JJ - 13/10/2009
No todas las escuelas son iguales, como no son iguales todos los entrenadores que dirigen en las mismas. El problema es cualquiera entrena en una escuela de estas. La culpa es de quien lo permite. De todas formas estoy de acuerdo que muchas palabras bonitas y pocos hechos. Cualquiera puede ir a comprobarlo.

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿De qué color es el cielo? Azul, rojo o verde
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal