Martes, 23 de abril de 2024 Edición diaria nº 6.227 Año: 18 Noticias: 45.879 Fotografías: 108.866 Comentarios de usuarios: 125.584
EL SEIS DOBLE
martes, 31 de agosto de 2021
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 Billy el Niño, el póker en el lejano oeste y la mano del hombre muerto


 

Una de las armas más emblemáticas del salvaje oeste estadounidense, la pistola utilizada para matar al forajido Henry McCarthy, más conocido como Billy el Niño, se subastará públicamente por primera vez. Se espera que el revólver, una Colt calibre 7 1/2 fabricada en 1880, alcance un precio de venta de entre 2 y 3 millones de dólares, según la casa de subastas Bonhams. El armam que está en perfecto estado de conservación, proviene de la colección privada de una pareja de Texas, Jim y Theresa Earle, que acumuló armas de fuego occidentales y otros artefactos durante cerca de 50 años y cuya familia ha decidido ahora subastarla tras el fallecimiento de Jim Earle.

Billy el Niño, el bandido más famoso del lejano oeste americano, murió el 14 de julio de 1881 tiroteado por Pat Garrett, sheriff del condado de Lincoln, en un rancho de Fort Sumner, Nuevo México, después de una persecución de meses. Garrett había capturado previamente al forajido neoyorquino, quien fue condenado por asesinato y encarcelado en abril de 1881. Fue sentenciado a la horca, pero escapó de la corte del condado de Lincoln, robó un arma de la oficina del sheriff y disparó a dos guardias al salir. Varias semanas después, Garrett lo rastreó hasta el rancho de Fort Sumner, donde lo mató a tiros con la Colt calibre 7 1/2. Su historia ha sido narrada en la cultura pop durante casi 100 años, incluso en películas como ‘Pat Garrett y Billy the Kid’ (1973, Sam Peckinpah) y ‘Young Guns’ (1988, Christopher Cain).




Fuente: www.revistaeconomiasocial.com

Antes de convertirse en sheriff del condado de Lincoln, Garrett, que estaba cansado de vivir al margen de la Ley, abrió un saloon en Nuevo México. Allí, Long John (como le conocían por su elevada estatura) conoció a Billy el Niño. A Garrett y McCarty les unió su pasión por el póker. De hecho, terminaron apodándoles “Gran Casino y “Pequeño Casino” en alusión a su estatura. Una afición por los juegos de cartas que reveló el propio Garret en su libro, ‘The Authentic Life of Billy, the Kid’ (1882). En 2019, apareció en el mercado una fotografía en blanco y negro del famoso forajido jugando a las cartas alrededor de una mesa con tres miembros de su pandilla (Richard Brewer, Fred Waite y Henry Brown) en 1877.

 
El póker en el lejano oeste

La fiebre del oro de California fue un fenómeno social, el más importante de la primera mitad del siglo XIX, ocurrido en Estados Unidos entre 1848 y 1855, caracterizado por la llegada de miles de inmigrantes a la costa oeste del país norteamericano tras el descubrimiento de pepitas de oro en el Valle de Sacramento. Miles de personas de una docena de países viajaron por mar o por tierra a San Francisco y sus alrededores para buscar este metal precioso, formando una sociedad multiétnica al margen de Estados Unidos. Los buscadores disfrutaron de partidas de póker en lugares como San Francisco. Sin embargo, pronto aparecieron casas de juego primitivas en todas partes, especialmente en el norte de California, desde las grandes ciudades hasta los pequeños campamentos mineros.

A medida que la fiebre del oro ganó impulso, San Francisco reemplazó a Nueva Orleans como el centro del juego en Estados Unidos. El póker, el faro, el three-card-monte o el brag, así como juegos para dos, se convirtieron en los juegos de cartas más populares en los salones del salvaje oeste. En poco tiempo, muchos campamentos mineros, como Deadwood, Leadville y Tombstone, se hicieron tan conocidos por los tiroteos en las partidas de cartas como por su riqueza en oro y plata. De hecho, jugadores profesionales como Wild Bill Hickok o Doc Holliday aprendieron rápidamente a perfeccionar sus habilidades a la hora de disparar al mismo ritmo que sus habilidades de juego. Tomar decisiones rápidas formaba parte del código de los jugadores, ya que primero había que disparar y luego preguntar.

En ocasiones, mineros y vaqueros borrachos disparaban en los salones del lejano oeste y, a veces, al ganador de la partida de póker, especialmente cuando no estaban contentos con sus pérdidas. El propio "Wild Bill" Hickok, uno de los pistoleros más famosos de la época, aprovechó sus habilidades con la pistola para hacer frente a una derrota en Deadwood, Dakota del Sur. Poco antes de la medianoche, después de una noche de beber y apostar, Hickok estaba jugando una partida con un hombre llamado McDonald. Las apuestas comenzaron a aumentar con cada carta repartida. Cuando la mano estuvo completa y el centro de la mesa se llenó de dinero, McDonald mostró su mano, mostrando tres jotas. Hickok, que tenía dos ases y un seis, sacó su pistola con la mano derecha y luego mostró un cuchillo con su mano izquierda. McDonald inmediatamente se echó atrás y aceptó la derrota.

 
Wild Bill Hickok y la mano del hombre muerto

El 2 de agosto de 1876, "Wild Bill" Hickok estaba jugando una partida de póker en Nuttal & Mann's Saloon No. 10, en el campamento minero de Deadwood. Aunque habitualmente se sentaba de espaldas a la pared para evitar que le dispararan por la espalda, ese día en particular tuvo que sentarse de espaldas a la puerta, a pesar de que intentó cambiar la silla con otro jugador hasta en dos ocasiones. En un momento de la partida, un hombre llamado Jack McCallse acercó a Hickok, sacó una pistola calibre 45 y le disparó en la cabeza. Cuando le dispararon, Hickok tenía un par de ases y un par de ochos en la mano (todos negros). Desde entonces, se dice que cualquier jugador que tenga las cuatro cartas de Hickok tiene la “mano del hombre muerto”.

El póker dejó un legado rico y colorido en el lejano oeste. Mientras que hoy en día cualquier persona puede jugar partidas del juego de cartas desde la comodidad de su hogar, incluso al póker online con amigos, sus contrapartes del salvaje oeste tuvieron que desafiar la violencia habitual de las partidas que se celebraban en los salones. Una época en la que nombres como Billy el Niño, Wild Bill Hickok, Doc Holliday, Wyatt Earp o Bat Masterson eran los reyes de los naipes.

 

 

 

El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.

Etiquetas de esta noticia

SocialTendencias

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿De qué color es el cielo? Azul, rojo o verde
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal