Domingo, 21 de abril de 2024 Edición diaria nº 6.225 Año: 18 Noticias: 45.861 Fotografías: 108.848 Comentarios de usuarios: 125.574
EL SEIS DOBLE
lunes, 28 de marzo de 2011
Clic en la foto para ampliar

Un lector nos ha enviado esta fotografía. Esto es también Alzira
Ver imágenes de esta noticia
1 2

 Alzira ha sido testigo esta semana pasada de la ostentación y del boato

“Mientras, el ciudadano alzireño sigue hablando de otras necesidades, preocupaciones y prioridades. De esas pequeñas cosas…”


 
 
Parada y fonda
--------------------------------------------------------------------------
Ramón Alfil
 

Una de las características de la política moderna en campaña electoral es mejorar la imagen y la posición de los líderes y de sus partidos a través del discurso, la inauguración de instalaciones y obras (y si no se han finalizado se visitan), las colocaciones de primeras piedras, las presentaciones de proyectos que ni existen porque están sujetos a circunstancias de futuro y algún que otro festín a bombo, platillo y condumio.

La raza política ve en estas fastuosidades las necesidades de su ‘mercado’ electoral. Pero, en realidad… ¿son necesidades?

Alzira, como todas las ciudades que se precien de estar en campaña política, ha sido testigo esta semana pasada de la ostentación y del boato. Los informadores hemos tenido que doblar esfuerzos para seguir el ritmo político al compás que nos han marcado. De esta forma, al ciudadano alzireño se le ha notificado que va a tener una nueva biblioteca, una ciudad del motor, una planta potabilizadora, un majestuoso trinquete, un centro de salud reformado y hasta han podido ver de cerca a Fernando Esteso o de que la oposición ha traído a sus primeros espadas comunitarios para reforzar candidaturas, para que vean las fallas, reunirse con los empresarios, visitar el instituto o prometer que devolverán la tasa de basura.

Pero, en realidad… ¿son necesidades? Sí que lo son, aunque siempre va a depender del color del cristal con que se mire.

Si bajamos al mundo terrenal, a la esfera del ciudadano de a pie, en definitiva el surtidor económico de todas estas pompas y de los sueldazos y gastos que genera toda esta tropa política, a esa esfera de calle, en cualquier ambiente social llámese lugar de trabajo, cafetería, etc., va a ser habitual que se hable de otras necesidades, preocupaciones y prioridades: movilidad urbana deficiente, interminables esperas en la atención en los centros de salud, el ruido, el ahogo por pago de impuestos del pequeño comercio y los autónomos, la inseguridad ciudadana, el gamberrismo, los puntos negros, las trapas que no tragan cuando llueven cuatro gotas, un transporte público deficiente, un aumento del desempleo que se acerca ya en la localidad a la cifra de 5.000 parados… estos puntos suspensivos hablan por sí solos y rematan un párrafo que, de continuar, sería excesivamente largo. Con razón el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas refleja que la clase política se encuentra en el tercer puesto en la lista de problemas nacionales. Vamos, juegan seguro la Champions.

¿Por qué de las necesidades que podemos oír en cualquier sitio, por cualquier ciudadano, tan comunes y tan evidentes no se habla en campaña electoral? Porque hoy la imagen del político se modela, porque la política moderna ve a los ciudadanos como ovejas en un redil y lo que pase dentro del cercado, como diría el maestro Serrat, son aquellas pequeñas cosas que nos dejó un tiempo de rosas en un rincón, en un papel o en un cajón.

 
 

Aquellas pequeñas cosas

 

 

 

 


 

                          
 .-000018                                                                                                                                  .-000002

                          
 .-000064                                                                                                                                  .-000012


 

 

 

 

El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.

Etiquetas de esta noticia

ArticulistasRamón Alfil
Opinión
PolíticaActualidad Política

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

Juan - 28/03/2011
Seguro que si esto estuviera en la Avenida Santos Patronos no sólo se quitaría de inmediato, sino que se pedirían responsabilidades.
Javi - 28/03/2011
Aleluyaaaaaa ya acabó el frenesí de inauguraciones, ahora nos queda el de los rollos de los mitines, que ganas tengo de que venga junio XD
Nico - 28/03/2011
Primero fueron las fallas con sus petardos, despues las inauguraciones de todo lo que se menea, enseguida la semana santa con sus insoportables tamborets, enseguida la mona de pascua y engancharemos con las elecciones municipales. buuuffffffff mi cuerpo no sé si aguantará
Pascualet - 28/03/2011
tener politicos es como tener un grano en el culo que si lo revientas, mal y si no lo revientas, mal también
Benito - 28/03/2011
El problema no es solamente de los políticos; también es del pueblo. Un pueblo tiene los políticos que se merece y si estos son mediocres es porque el nivel va parejo a estos.
luna - 28/03/2011
Los políticos son astronautas a los que les pagamos una nave espacial para que nos vean lo pequeños que somos los ciudadanos vistos desde la luna, practicamente ni existimos para ellos sólo el día del voto después sólo somos una molestia y un engorro.
Mascarell - 28/03/2011
¡Que buen articulo! esos son los que hacen a este diario único y muy completo. Benito que razón tienes...
estampita. - 28/03/2011
Muchos políticos viven haciéndonos el timo de la estampita y ellos son los primeros que cuando llegan a casa dicen: ¿Cómo es posible que se lo traguen?.

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿De qué color es el cielo? Azul, rojo o verde
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal